El montaje de las cadenas de nieve

5 diciembre, 2006 por

El montaje de las cadenas
Una vez que ya hemos decidido cual es el tipo de cadenas que se ajusta a nuestras necesidades, lo más habitual es desconocer cual es su montaje, a pesar de ser este apartado el más importante para un correcto uso.


El montaje de las cadenas convencionales
Para instalar las cadenas se siguen los siguientes pasos: 1) extender la cadena sin que se enrede haciéndola pasar por la parte interior de la rueda, 2) levantar la cadena por los extremos hasta la parte superior del neumático y cierrar el aro flexible, de forma que quede apoyado sobre el neumático, 3) enlazar los enganches de la cadena, cerrándola en su parte exterior, 4) empujar el aro flexible hacia el interior de la rueda, y asegurarse de que queda sobre la banda de rodadura, y 5) Pasar la cadena de color a través del soporte tensor y estirar de ella enganchando en cualquier lugar de la cadena el extremo de la goma una vez tensada.


Instalación de cadenas de tipo 'araña'
El montaje de estas cadenas, las más caras del mercado actualmente, es mucho más sencillo que el de las convencionales porque la parte más difícil del proceso, el montaje de sujeción, debe hacerse de antemano y consiste en cuatro tornillos que se ponen en la llanta, donde después se ajusta el armazón. De esta forma, la marcha se inicia con un disco negro que sobresale de la llanta. En caso de requerir el uso del 'spider' (como se las denomina comúnmente) sólo es necesario colocarlo sobre la rueda y se ajusta desde el centro instalado previamente.


Colocación de las fundas textiles
Es el sistema más fácil de emplear. El montaje es tan sencillo como rodear con la funda el neumático y ajustarlo, operación que se realiza de forma muy intuitiva. Su uso no está recomendado para rodar directamente en el asfalto por lo que para atravesar un túnel se deberían desmontar para volver a colocarse después. En cualquier caso tampoco se puede pasar de 50km/h con las fundas puestas.


Neumáticos de invierno
Su instalación se debe de realizar en un taller, puesto que estos neumáticos se venden usualmente sin llanta. Sin embargo, sólo necesitamos de un cambio de los cuatro neumáticos para afrontar la temporada de invierno y otro para sustituirlos por los convencionales cuando cesen las bajas temperaturas. En seco, la durabilidad de estos neumáticos es muy escasa dado que están fabricados con gomas más blandas y además estas gomas están consideradas como 'especiales' por lo que sólo se permite su uso en circunstancias de uso obligatorio de cadenas. Se deben de cambiar los cuatro neumáticos y no sólo los de las ruedas motrices.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba