Noticia

El ejército americano quiere vehículos autónomos

Ampliar

03 de mayo, 2018

El ejército americano quiere pasar a la acción en lo que a vehículos autónomos se refiere. Ha iniciado contactos con las principales empresas del sector privado dedicadas al desarrollo de esta tecnología como son Uber, General Motors y Waymo.

Disponer de vehículos que sean capaces de trasladarse de un lugar a otro sin necesidad de conductor es una comodidad en un país que no esté en guerra. Sin embargo, se convierte en una forma de salvar vidas si el entorno en el que nos movemos vive tiempos convulsos, como es un conflicto armado.

El ejército americano se interesa por el vehículo autónomo

En este contexto nace el interés del ejército estadounidense para hacerse con la tecnología de conducción autónoma que están desarrollando algunas empresas como Uber, General Motors y Waymo. Así, y según informa Bloomberg, el Pentágono se ha interesado en los proyectos de estas tres grandes empresas tecnológicas para poder desarrollar su propia tecnología y llevarla cuanto antes a tierras hostiles.

Las autoridades del Pentágono indican que su uso facilitaría mucho las tareas a desempeñar de los soldados destinados en conflictos, como ayudar en el transporte militar, de combustible y otras herramientas. A este interés, se suma las facilidades de su aplicación.

Estos datos vienen contrastados por el Secretario de Defensa de Investigación e Ingeniería estadounidense, Michael Griffin, que aseguró que el 52 por ciento de las víctimas en las zonas de combate provienen de personal militar que entrega alimentos, combustible y otros equipos.

Salvar vidas de soldados gracias al vehículo no tripulado

Griffin apuntó que los soldados que hacen este tipo de entregas están en una posición muy vulnerable y que “si eso se puede hacer mediante un vehículo automatizado no tripulado, con un algoritmo de conducción de IA que no tenga que preocuparse por los peatones y las señales de tráfico y todo eso, ¿por qué no hacerlo?”.

En este sentido, Griffin defiende que en una ciudad en conflicto, las situaciones de tráfico se eliminan, es decir, las normas cambian. Por lo tanto, la mayor dificultad que presentan estos coches inteligentes que es la de respetar las normas de circulación y peatones, no entraría en el proceso.

El uso que los militares estadounidenses quieren darle a los coches autónomos ha sido duramente criticado por miles de empleados de Google que protestaron recientemente por la participación de la compañía en Project Maven, un proyecto conjunto que tiene la empresa con el Departamento de Defensa con el objetivo de desarrollar inteligencia artificial para aplicaciones militares

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche