El duelo entre Stoner y Rossi

Stoner y Rossi serán figuras destacadas por varios motivos más, aparte  de los habituales.

Stoner y Rossi serán figuras destacadas por varios motivos más, aparte de los habituales.

Trece años después de la última carrera disputada del mundial de motociclismo , de infausto recuerdo para algunos de los grandes nombres de la época (1993), el circuito italiano de Misano Adriático acogerá nuevamente la lucha de la elite mundial de la especialidad con atención especial al duelo entre el australiano Casey Stoner y el italiano Valentino Rossi.


El estadounidense Wayne Rainey (Yamaha) era líder destacado en la categoría de 500 c.c. cuando sufrió una grave caída que le dejó postrado de por vida en una silla de ruedas y entregó el título literalmente en bandeja al estadounidense Kevin Schwantz (Suzuki), que protagonizó una bonita pelea por el mismo con el australiano Michael Doohan (Honda), quien desde entonces encadenó una cadena ininterrumpida de cinco títulos mundiales.


Aquel circuito dista mucho del actual, que se ha visto alargado en casi doscientos metros (4.180 metros en total), al parecer se ha mejorado muchísimo la seguridad del mismo -sólo cuenta con una recta de menos de 600 metros- y, para no mantener nada igual, se ha variado el sentido de giro, ahora el mismo que el de las agujas del reloj.


Será el punto cero para todos los pilotos. No existen referencias para prácticamente nadie -salvo algún italiano que seguro ha rodado en él-, los habituales cuadernos de datos que de un año para otro guardan las escuderías se encuentran en esta ocasión completamente vacíos lo que hace, si cabe, mucho más interesante la confrontación que a lo largo del fin de semana se vivirá en esta zona de la costa del Mar Adriático.


Stoner y Rossi serán figuras destacadas por varios motivos más, aparte  de los habituales. El australiano, además de líder destacado de la categoría de MotoGP llega a Misano Adriático de la mano de Ducati, fabricante que tiene su sede industrial muy cerca del circuito, en Borgo Panigale, y nunca ha vencido en casa, lo que representa un estímulo especial para todo el equipo, que sabe lo que es ganar con su piloto en siete de las doce carreras que se han disputado hasta la fecha.


Con total certeza Casey Stoner querrá devolver parte de la confianza que en él ha depositado Livio Suppo, director general de la escudería y todo su equipo, con una nueva victoria que le sitúe literalmente a un paso del título mundial.


Frente a Casey Stoner, auténtico valladar de MotoGP prácticamente en cualquier condición y situación de pilotaje, estará nada menos que Valentino Rossi. El campeón italiano necesita un fuerte revulsivo para enderezar su trayectoria de la temporada y que mejor oportunidad que hacerlo en casa y ante su incondicional afición.


No hay que olvidar que, si Ducati se encuentra a “un paso” de Misano Adriático, todavía está más cerca del remozado circuito la localidad natal, Urbino, del siete veces campeón mundial, quien además atraviesa una mala racha con la investigación abierta por el fisco italiano contra él y que desde que se conoció a hecho que “The Doctor” sea una sombra de lo que hasta ahora había sido en el aspecto mediático.


Seguro que, a la “fiesta” de Stoner y Rossi se van a querer unir, o cuando menos lo van a intentar, el también italiano Loris Capirossi (Ducati Desmosedici), quien buscará dejar su impronta en “casa” antes de marcharse a la japonesa Suzuki, o el español Daniel Pedrosa (Honda RC 212 V), que es el tercero en discordia en la lucha por el título y al que hasta ahora los triunfos -uno- y podios -tres- se le han negado esta temporada.


El español Jorge Lorenzo (Aprilia) puede no tenerlo tan fácil en esta ocasión para vencer en la carrera de 250 c.c. ¿La razón? Su máximo rival, el italiano Andrea Dovizioso (Honda) intentará ser profeta en su tierra y eso le permite convertirse en un rival mucho más peligroso si cabe, pero sin olvidarse del sanmarinense Alex de Angelis (Aprilia) que hará lo imposible por vencer en “su” gran premio, o los españoles Héctor Barberá (Aprilia), Alvaro Bautista (Aprilia) y Julián Simón (Honda), todos ellos con la intención de acaparar al máximo la atención de la concurrencia.


La igualdad volverá a ser la nota característica en el octavo de litro, en donde el español Héctor Faubel (Aprilia) llega como líder, pero tras su estela tiene a una serie de rivales muy incómodos, empezando por sus propios compañeros de escudería, el húngaro Gabor Talmacsi (Aprilia) y el español Sergio Gadea (Aprilia), a los que también se une el checo Lukas Pesek (Derbi) o los italianos Mattia Pasini (Aprilia) o Simone Corsi (Aprilia), que buscarán congratularse con su afición merced a un gran resultado.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba