El “Día europeo sin coches” es un fracaso

El “Día europeo sin coches” es un fracaso

25 septiembre, 2017

El pasado viernes fue el "Día europeo sin coches", en él se concentran actividades e iniciativas que impulsen el uso del transporte público, en lugar de nuestro vehículo particular. En España, la ciudad con mayor seguimiento fue Barcelona con un descenso del 6 por ciento en el tráfico de vehículos privados. Manuela Carmena por su parte es el mayor ejemplo del fracaso de este día.

El “Día europeo sin coches“, el pasado viernes, apenas tiene seguimiento. La red de transporte público todavía es insuficiente para muchos desplazamientos y las personas no tenemos interiorizada la tarea de coger el transporte público. Además las medidas adoptadas para este día no fueron las más publicitadas.

El mejor ejemplo de esto es el de Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid, que cogió el coche para desplazarse por el centro de la ciudad en pleno “Día sin coches”. Se disculpa por ello pero, no es un error sólo es una costumbre.

“He ido al Ayuntamiento en Metro como siempre, pero después no me he acordado y he cogido el coche para venir hasta aquí. Lo siento, he metido la pata”, ha asegurado la regidora durante la presentación en Plaza de España de la Feria Rehabilitar Madrid.

La Comunidad Valenciana, por ejemplo, facilitaba billetes de metro y tranvía a todos aquellos que quieran desplazarse por el centro de las ciudades. Durante el viernes las redes de Metrovalencia, TRAM d’Alacant y TRAM de Castelló fueron gratuitas, todo en favor de un cambio en la movilidad de las personas.

Desde la Generalitat se congratulan de haber disminuido el número de desplazamientos en vehículo privado en 68 millones desde 2015. Usuarios que, según los portavoces del organismo utilizan, a diario las redes de transporte público de las tres provincias levantinas.

Barcelona ha sido la ciudad con mayor seguimiento del “Día europeo sin coches”, reduciendo en un 6 por ciento la circulación de vehículos privados en toda la ciudad.

“La idea es ir mucho más allá, la nueva movilidad que hoy se está ensayando tiene que perdurar y tiene que llevar a un cambio de la movilidad”, ha afirmado Mercedes Vidal.

Los desplazamientos urbanos están en el punto de mira de las instituciones pero, los ciudadanos deseamos viajar con la comodidad de nuestros vehículos allá donde deseemos. Es verdad que en ocasiones pagamos un gran peaje en forma de tiempo, emisiones y coste económico pero seguimos sin querer cambiar nuestra forma de movernos. No sólo existen justificaciones económicas, también la salud debería ser una de nuestras prioridades. El problema radica en nuestra red de transporte público y en la falta de incentivos para utilizarla.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba