El Dakar 2007 reforzará las medidas de seguridad

16 noviembre, 2006

La nueva edicion recupera el paso por Tombuntú y estrenará un corto tramo espectáculo final en Dakar.

La nueva edicion recupera el paso por Tombuntú y estrenará un corto tramo espectáculo final en Dakar.

París, 16 nov (EFE).- El rally Dakar pondrá especial énfasis en los aspectos de seguridad, tanto de los participantes como de los espectadores, pero no modificará su itinerario ante las eventuales amenazas terroristas. El director de la prueba, Etienne Lavigna, presentó hoy en París la edición 2007 de la carrera, que empezará el 6 de enero en la capital portuguesa y acabará el día 21 en la de Senegal, tras recorrer 8.696 kilómetros, de los que 5.010 serán especiales. En los últimos días ha trascendido que los servicios secretos franceses habían advertido acerca del riesgo de posibles acciones terroristas contra la caravana del rally en zonas como Nema (Mauritania) o Tombuctú (Malí). Frente a este riesgo, el director de la carrera inició hoy la presentación con una mención a las hipotéticas amenazas y un discurso tranquilizador para los participantes. “A día de hoy no hay nada que nos lleve a cambiar de itinerario”, dijo Lavigne, quien hizo hincapié en que la organización trabaja todo el año con los Gobiernos de los países por los que pasa la carrera (Portugal, España, Marruecos, Mauritania, Malí y Senegal) para preparar todo con detalle.


Aseguró que la seguridad es el objetivo primordial a la hora de organizar la prueba, lo que incluye no sólo a los participantes, sino también a los espectadores. Esta preocupación viene del hecho de que el año pasado se recrudecieron las críticas a la carrera tras la muerte de dos espectadores y un piloto. Lavigne afirmó que es “inadmisible que alguien pueda hablar de negligencia en la preparación” de la carrera, en especial desde el punto de vista de la seguridad y manifestó que en la próxima edición, de acuerdo con las autoridades locales, habrá un mapa de “zonas de riesgo” y patrullas móviles que sensibilizarán a la población y reprimirán actitudes que puedan resultar peligrosas.


Desde el punto de vista deportivo, la XXIX edición empezará de nuevo en Lisboa y la organización espera contar con al menos 300.000 espectadores para dar realce a la prueba. Tras las llegadas a Portimao (Portugal) y Málaga (España), la carrera pasará el estrecho de Gibraltar para adentrarse en territorio africano, con tres etapas con final en Marruecos. La sexta etapa, con final en Zuerat, ya en Mauritania, será la más larga de la prueba (817 km totales) y donde empezarán los problemas de orientación y se valorará el dominio de navegación por parte de los pilotos. Las etapas de Mauritania serán probablemente las más difíciles y también las más fascinantes, donde máquinas y pilotos se confunden con la arena del desierto, sobre todo en el tramo Tichit-Nema, con escasas referencias para orientarse. La ida y vuelta Nema-Tombuctú, que según los servicios secretos franceses son las dos etapas con más riesgo de acciones terroristas, figuran asimismo entre las más exigentes. En los años 80 la ciudad mítica de Tombuctú fue escenario habitual del Dakar, pero no se había vuelto desde 1999. Las tres últimas fracciones se desarrollan en Senegal, un escenario colorista y con gran afluencia de espectadores, pero lleno de “trampas” para los pilotos, según Lavigne. El sábado 20, la décimo cuarta etapa marcará definitivamente los ganadores de la carrera, porque la última fracción, Dakar-Dakar, será un homenaje a los que hayan conseguido llegar a las hermosas playas del Lago Rosa. Este año habrá un par de etapas sin asistencia exterior, por lo que los pilotos tendrán que arreglárselas por sí mismos si tienen problemas mecánicos y, además, se ha incluido un premio especial en la última etapa, en Dakar. En concreto, se adjudicará un galardón a los ganadores en un recorrido de quinientos metros de largo en el que los coches partirán de dos en dos y las motos en grupos de cuatro, para incrementar el espectáculo en una zona más propicia a las florituras.


Este año tomarán la salida en Lisboa 250 motos, 187 coches y 88 camiones, con un total de 525 vehículos, diecisiete más que en la pasada edición, que representarán a 42 países. Entre los favoritos en coches estará en ganador de la edición de 2006, el francés Luc Alphand, el triunfador en los dos años anteriores, su compatriota Stéphane Peterhansel y el japonés Hiroshi Masuoka, que levantó el trofeo en 2002 y 2003. Entre los españoles, Carlos Sainz competirá por segunda vez, con la experiencia del año pasado cuando consiguió varios triunfos de etapa, mientras Joan Roma también está entre los candidatos al podio. En motos Marc Coma intentará repetir el éxito del año pasado, en especial después de ganar en octubre el rally de los Faraones y en noviembre el Desert Challenge, de Emiratos Arabes. Sus principales rivales serán posiblemente los franceses David Casteu, ganador este año de la Copa del Mundo de la FIA y Cyril Despres, ganador del Dakar en 2005, mientras habrá otros españoles en liza, como Isidre Esteve y Jordi Viladoms. En camiones el ruso Vladimir Chagin intentará obtener su sexta victoria, frente al checo Ales Loprais, ganador del rally también en cinco ocasiones.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba