Noticia

El Congreso aprueba mañana la nueva la Ley de Tráfico

Ampliar

16 de diciembre, 2013

El Congreso da luz verde este martes a la nueva Ley de Tráfico, que obliga al uso del casco en la bicicleta a los menores de 16 años, incrementa las multas por positivo en alcohol y drogas y establece el límite de 130 km/h en algunos tramos.

La Comisión de Interior del Congreso de los Diputados aprobará previsiblemente mañana, día 17, la reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial que, entre otros puntos, obliga a los menores de 16 años a llevar el casco de la bicicleta en la ciudad. Se trata de la reforma decimosexta de la Ley de Tráfico y una «de las más importantes» de esta normativa, según indicó el ministro responsable de la reforma, Jorge Fernández Díaz, en su defensa en el Congreso de los Diputados a finales de noviembre.

En cuanto al casco de la bici, que seguirá siendo obligatorio en las carreteras, ante la pretensión inicial de hacer siempre obligatorio el casco, sólo vigente en Australia, Malta o Sudáfrica, o para los menores de 18 años, finalmente se ha conseguido que sólo se exija su uso a los menores de 16 años.

A su vez, esta normativa contempla que habrá un cambio en las velocidades máximas y mínimas autorizadas para la circulación de vehículos, alcanzando los 130 km/h en algunos tramos de carreteras, así como las sanciones económicas ante una previsible infracción.

Eso sí, en el texto que se está tramitando no especifica cómo se fijarán estos límites y se remite al Reglamento General de Circulación posterior que desarrolle esta ley. Los lugares con prohibiciones u obligaciones específicas de velocidad serán señalizados con carácter permanente, o temporal en su caso, indica el proyecto de ley del Gobierno.

Multa por positivo de alcohol y drogas

Además, en este proyecto de ley se fomenta la «tolerancia cero» al consumo de drogas, «un problema al que se debía hacer frente» porque en la actualidad había «una absoluta alegalidad en la materia», según defendió el titular de Interior. El proyecto fija una sanción de 1.000 euros por conducir con una tasa de alcohol superior a la permitida o con presencia de drogas en el organismo, que se detectarán mediante un análisis de saliva.

El texto también incluye cambios en la regulación de los sistemas de retención infantil, prohíbe los detectores de radar (no los avisadores, que continuarán siendo legales), crea la Conferencia Sectorial de Tráfico y Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, que reunirá a las comunidades autónomas que hayan asumido las competencias de tráfico con el Gobierno y refuerzan las labores de control y supervisión a las autoescuelas y centros de reconocimiento médicos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche