Noticia

El coche hecho de cannabis, ¿el automóvil más ecológico del mundo?

Ampliar

28 de enero, 2020

¿Es el coche de cannabis la solución ecológica del futuro? Un antiguo directivo de Dell ha creado una compañía que así lo cree.

El cannabis o cañamo es una planta que históricamente ha tenido para el ser humano múltiples aplicaciones: fuente de fibra textil, para extraer el aceite de sus semillas y lograr combustible, como planta medicinal y como psicotrópico. No obstante, casi todos, automáticamente, lo asociamos con sus propiedades psicoactivas, es decir, con la droga.

Sin embargo, Bruce Dietzen, un ex ejecutivo de Dell, ha querido ver el cannabis como una base perfecta (y ecológica) para fabricar coches, por encargo, con carrocería de cáñamo, que, según sostiene, es el material más resistente y ecológico del mundo.

La idea de Dietzen no es nueva. Tomó como inspiración a, nada más y nada menos,  Henry Ford, que en 1941 ya había realizado un prototipo de vehículo con carrocería bioplástica que utilizaba, entre otras, fibras de cáñamo. Tras cinco años de investigación, en el que tuvo mucho peso la conciencia ecológica de Dietzen, logró finalizar su proyecto.

Se trata de un coche de aire deportivo, con un diseño que nos recuerda a los clásicos europeos de los años 60 y que funciona con gasolina. La gran novedad, por supuesto, es que su carrocería está realizada íntegramente de fibra de cáñamo que, según sostiene su creador, lo convierten en un modelo sostenible y más resistente que el acero y la fibra de vidrio.

Coche de cannabis: ventajas ecológicas

¿Y qué ventaja ecológica tiene frente a un coche eléctrico? Dietzen sostiene que se trata del automóvil más verde y sostenible del mercado. Esto hay que agradecérselo a un proceso de producción casi artesanal, que evitando la «importante cantidad» de gases contaminantes que se emiten durante el proceso de fabricación de un automóvil convencional.

Según su creador, «en un coche de gasolina, el 23 % del carbono que emitirá en su ciclo de vida proviene del proceso de fabricación, mientras que en el caso de los automóviles eléctricos, el 46 % se genera durante su fabricación».

«El chasis, la tapicería, el capó, y todo lo que es plástico puede ser reemplazado por cáñamo», defiende Dietzen, cuya compañía Renew Sports Cars se encarga de atender pedidos de particulares y empresas que deseen apostar por “fuentes ecológicas de generación de energía».

Aquellos que hacen los encargos, cuyo plazo máximo de entrega es de tres meses,  se les ofrece flexibilidad en cuanto a cilindrada y tipo de motor, ya sea eléctrico o con combustible, con un precio base de 40.000 dólares (unos 36.000 euros), al que hay que sumar los extras que desee el cliente.

«Mi esperanza es que la idea sea captada y que todas las otras compañías hagan lo mismo. Mi principal preocupación es la ecología», señala Dietzen, quien se muestra seguro de que sus coches de cáñamo pueden ser una vía para extender el uso de un tipo de  automóviles que, según él, son un 50%  más ecológicos que los vehículos actuales.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Jorge

    Henry Ford en 1941 creó el primer «Hemp Car» , construido con resina de fibras de cáñamo

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche