Noticia

Bosch analiza el futuro de los motores de combustión

3 fotos

Ampliar

22 de julio, 2015

Tal y como ha expuesto Bosch en los cursos de verano de la Universidad Politécnica de Madrid, durante la próxima década aún serán los motores de combustión los que dominarán el mercado con un 90% de las ventas. Para la fundación alemana aún hay recorrido de mejora en los rendimientos.

Bosch analiza el futuro de los motores de combustión como patrocinador del curso «El motor de combustión interna y la movilidad sostenible» de los Cursos de Verano de la Universidad Politécnica de Madrid que se celebran estos días en La Granja. Según la fundación alemana, el 90% de los vehículos que circulen por las carreteras dentro de los próximos cinco años estarán propulsados, también los híbridos, por combustibles fósiles.

Como estas mecánicas seguirán desempeñando un papel relevante durante la próxima década, es imprescindible una moderna tecnología de combustión para garantizar una movilidad eficiente.

Para Bosch, los coches de conducción autónoma llegarán antes de que se dejen de emplear los motores de combustión que, pese a ser una importante fuente de contaminación, han avanzado de forma significativa en los últimos años en la reducción de las emisiones. Según sus estudios, desde el año 2000 las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de la flota europea hayan caído un 25%, a pesar de que el rendimiento y el peso del vehículo hayan aumentado.

En este sentido, la firma apuntó que en la actualidad el consumo medio de combustible de un automóvil compacto de gasolina se sitúa por debajo de 7 l/100 km, mientras que para los propulsores diésel la cifra es inferior a 5 l/100 km.

Como uno de los principales involucrados en el desarrollo de los modernos motores diésel, Bosch sabe que no es suficiente con que los motores de combustión sean eficientes, sino que también tienen que ser limpios, para lo que son necesarias tecnologías más avanzadas y aún hay recorrido de mejora en este campo, centrándose en dos frentes:

  1. El aumento de la presión de inyección en los motores de gasolina: en los últimos 10 años se ha pasado de una presión de inyección en el entorno de los 3 bar de las mecánicas de inyección indirecta hasta los 150 y 200 bar en los modernos motores de inyección directa. Bosch espera subir esta presión hasta los 300 bar. De esta manera el combustible se pulveriza más y se quema de forma más completa y eficiente, reduciendo las emisiones.
  2. Sistema denoxtronic en los diésel: la prioridad en los modernos motores diésel es reducir todo lo posible las emisiones de partículas y de los nocivos óxidos de nitrógeno NOx, para los cuales se emplea actualmente el AdBlue.

Por otra parte, Bosch asegura que la electromovilidad permitirá incrementar la eficiencia de los motores diésel y de gasolina y subraya que en los próximos cinco años, su tecnología relacionada con el propulsor podría reducir un 10% el consumo de las mecánicas diésel y un 20% el de las gasolina. Sistemas como el «Boost Recuperation System» (acumula energía eléctrica cuando retenemos) mejoran la eficiencia y reducen los consumos.

Además, resalta que los vehículos híbridos e híbridos enchufables tienen un gran potencial de futuro en el mercado y su previsión es que para 2020 se hayan fabricado más de 9,5 millones de unidades de este tipo de automóviles.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche