Dispositivo de la DGT para Jerez

Un total de 18 helicopteros y 79 radares de la DGT velarán por la seguridad de las 55.000 motos que se estima acudirán al Gran Premio de Motociclismo de Jerez.

Estado de las carreteras, puntos con radares, puntos negros…


La operación especial de Tráfico, con motivo de las grandes movilizaciones que tradicionalmente se producen con la celebración del Gran Premio de Motociclismo de Jerez, se inició hoy jueves 27 de marzo con el fin de reducir el número de muertos, que el año pasado ascensió a seis.


La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha un dispositivo con 18 helicópteros, 79 radares y 20 equipos de control de alcoholemia para controlar la seguridad vial de los más 370.000 movimientos de vehículos previstos, 55.000 motos.


Las autoridades de tráfico han pedido a los motoristas “evitar la alta tasa de siniestralidad” que la celebración de este Gran Premio ocasionó en ediciones anteriores, y que el año pasado se cobró la vida de seis personas en accidentes de motos, mientras que en la edición anterior fallecieron nueve personas.


La DGT calcula que asistirán este año un total de 130.000 aficionados. La carrera se celebrará durante los días 28, 29 y 30 de marzo. Las medidas especiales de vigilancia están activas desde la mañana de hoy jueves, en previsión de las personas que se trasladen a ver los entrenamientos previos a la carrera, y hasta la noche del domingo, después de la prueba que tendrá lugar esa mañana.


Dicho organismo advirtió en un comunicado que la motocicleta es “el único vehículo que ve aumentar el número de accidentes y víctimas cada año” y supone un riesgo de lesión entre 20 y 40 veces superior al de un conductor de automóvil. En el año 2007 fallecieron 423 personas por accidente de moto en carretera, mientras que en 2006 fueron 326; en 2005, 321; y en 2004, 272.


Además, los fallecidos por ciclomotor fueron 105 en 2007; 141 en 2006; 135 en 2005 y 143 en 2004. El dispositivo que ha puesto en marcha la DGT contará con “al menos 600 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil” en la zona de influencia del circuito, así como patrullas especiales de vigilancia con helicópteros, que realizarán también vuelos nocturnos.


Las unidades realizarán controles de conductas arriesgadas, conducción peligrosa, velocidad, alcoholemia y de documentación obligatoria. El operativo de la DGT pretende además facilitar la circulación de los vehículos que se dirijan a Jerez, con indicación de las vías más aconsejables, en un radio de 300 a 400 kilómetros, especialmente en el las carreteras A-92, N-340, A-381 y A-382, del Eje del Mediterráneo; en el Eje del Centro desde Madrid en la A-4/N-IV (Autovía de Andalucía) y AP-4, y en el Eje del Noroeste y Portugal en las carreteras A-66, N-630 y A-49.


Angel Nieto realizará controles voluntarios de alcoholemia


Coincidiendo con la celebración del Gran Premio, a Fundación Vida Activa (FVA) reanuda su programa ‘La Moto no va con Alcohol’ en colaboración con el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. La iniciativa, que se celebrará las noches del viernes 28 y el sábado 29 de marzo, entre las 23.00 y las 02.00 horas, premiará a todos los moteros que se sometan a un control de alcoholemia voluntario y demuestren que no han consumido ni una gota de alcohol.


El padrino de esta edición, Ángel Nieto, colabora habitualmente en los eventos de ‘La Moto no va con Alcohol’. Según el piloto más laureado de la Historia del motociclismo español, “sería fantástico que el motero fuera consciente de que no se puede beber conduciendo una moto, para ir en moto no puede beber”. Para la FVA, se trata de premiar y reconocer a los motoristas responsables que entienden que el alcohol, desde la primera gota, representa un peligro a la hora de conducir porque la única tasa segura es cero.


Además, del respaldo del Ayuntamiento de Jerez y de Ángel Nieto, ‘La Moto no va con Alcohol’ cuenta con la colaboración de Coca Cola, Rendelsur, Real Federación Española de Motociclismo, Kawasaki, BMW y la campaña de seguridad vial Ponle Freno del Grupo Antena 3. La iniciativa se trasladará a las localidades de Montmeló y Cheste en junio y en noviembre, respectivamente para seguir concienciando a los moteros que acuden a las citas del Mundial de Motociclismo de que beber y conducir no son acciones compatibles.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba