Noticia

Desarrollan un nuevo material que revolucionará el coche de hidrógeno

Ampliar

21 de abril, 2020

Científicos estadounidenses han desarrollado un nuevo material que puede suponer un avance significativo para una nueva generación de coches de hidrógeno.

Algunas marcas de automóviles cuentan entre su oferta con coches movidos por hidrógeno, pero esta tecnología no cuenta con el desarrollo adecuado para su popularización. Entre sus problemas están la falta de una red consolidada de hidrolineras para el repostaje y que todavía los coches que han adoptado el hidrógeno como combustible han de almacenar este gas en tanques de gran tamaño y peso, lo que condiciona, y mucho, el diseño y las prestaciones del vehículo.

El primer desafío se antoja una cuestión de tiempo y de apoyo, sobre todo económico, por parte de las administraciones; no obstante, la segunda dificultad puede tener una solución más cercana, si llegan a buen puerto iniciativas como la que os contamos.

Tal vez te interese: ¿De dónde viene el hidrógeno para la automoción?

Y es que científicos de la Universidad Northwestern en Evanston, Estados Unidos, afirman haber desarrollado un nuevo material que podría constituir un avance significativo para una nueva generación de coches impulsados por hidrógeno.

Según cuentan, el producto es capaz de mantener y liberar grandes cantidades de este gas a menor presión y con un coste reducido. Al mismo tiempo, es capaz almacenar un gran volumen de gas sin necesidad de tanques tan voluminosos como los actuales.

Un material como una esponja

En la actualidad, para llevar 1 kg de hidrógeno, capaz de mover un coche durante más de 100 km, sería necesario un tanque capaz de contener alrededor de 11.000 litros. Por eso, el gas se almacena a alta presión, alrededor de 700 bares, por lo que los coches pueden llevar 4-5 kg de gas y viajar hasta 500 km antes de repostar. Esta compresión hace que los tanques estén especialmente reforzados y su coste y peso sean elevados.

La ciudad alimentada de hidrógeno

El hidrógeno, a pesar de tener una gran energía específica es un gas y, como tal, la cantidad de energía almacenada por unidad de volumen es muy pequeña. Así pues, el reto es lograr almacenar la mayor cantidad de hidrógeno posible en el menor volumen y con el menor peso posible.

Este nuevo material, que permitiría el almacenamiento de grandes volúmenes de hidrógeno bajo una presión mucho menor, ha sido bautizado como NU-1501 y ha sido fabricado a partir de moléculas orgánicas e iones metálicos que se autoensamblan para formar marcos porosos altamente cristalinos.

¿Puedo obtener la etiqueta Eco, si convierto mi coche a gas?

«Es como una esponja de baño, pero con cavidades muy ordenadas», señala Omar Farha, de la universidad estadounidense. «Con una esponja, si derramas agua y la limpias, para reutilizar la esponja, la aprietas. Con este material usamos lo mismo: usamos la presión para almacenar y liberar estas moléculas de gas. Así que, funciona exactamente como una esponja de baño, excepto que de una manera programada muy inteligente».

La capacidad clave del nuevo producto es que potencialmente puede almacenar hidrógeno y otros gases a presiones mucho más bajas sin necesidad de un tanque enorme. «Podemos almacenar enormes cantidades de hidrógeno y metano dentro de los poros del marco metal-orgánico y entregarlos al motor del vehículo a presiones más bajas de lo necesario”.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche