Noticia

¿Cuándo tengo derecho a coche de sustitución?

Ampliar

13 de noviembre, 2020

Puedes tener derecho a un coche de sustitución si lo tienes contratado en tu póliza de seguros, aunque hay una serie de condiones que hay que cumplir.

El coche de sustitución es un vehículo que las compañías aseguradores y los fabricantes de coches ceden al tomador del seguro cuando el coche del asegurado está en el taller o no puede disponer de él temporalmente.

Se trata de un servicio que no todas las aseguradoras ofrecen y que, en algunas, supone un sobrecoste a pagar en la prima del seguro cuando lo solicitas.

Condiciones a tener en cuenta

La primera opción, como te decimos, es que lo hayas contratado en tu póliza de seguros (lo que normalmente supone un sobrecoste). Por norma general,  se suele ofrecer  en caso de robo o siniestro del vehículo asegurado, aunque es importante leer bien las condiciones de la cesión: dependiendo de la aseguradora, se toma como criterio la categoría del vehículo, los kilómetros, el precio, el motivo, etc.

Además, puede que te quedes sin vehículo de sustitución si das positivo en un control de detención de alcohol y drogas, si eres el responsable en caso de accidente o si no tienes una antigüedad mínima en el carnet.

Una vez confirmado que tienes derecho a coche de sustitución, debes comprobar las peculiaridades del préstamo, pues puede haber limitaciones de kilometraje, horario o de zona donde puedes circular.

El tiempo de préstamo dependerá de si se trata de una avería o un accidente. Para el primer caso, estamos hablando de unos tres días, mientras que si es un siniestro el periodo de cesión puede alcanzar hasta un mes.

Tienes que tener también presente que no es obligatorio que el coche de sustitución sea equivalente a tu coche del día a día: es decir, no tiene que tener ni el tamaño, ni las prestaciones ni usar el combustible del coche a sustituir. Se trata simplemente de un medio de transporte. Tenlo en cuenta si tienes, por ejemplo, familia numerosa.

Si no fuese posible la cesión del coche de sustitución (y tenemos contratado este servicio),  la aseguradora está en la obligación de indemnizar al conductor con una cantidad diaria durante un tiempo determinado, condiciones que deben estar reseñadas en la póliza.

Una aseguradora deberá pagar intereses 13 años después de un accidente

Otra posibilidad de lograr un coche de sustitución, a pesar de que no lo tengas contratado en tu seguro, es que te lo proporcione el taller donde has dejado a reparar tu vehículo. Aquí no hay obligación del taller que, eso sí, puede ofrecer el servicio de manera gratuita a sus clientes o cobrarte una cantidad diaria por la cesión.

Tener el coche en garantía tampoco garantiza que tengas derecho a vehículo de sustitución, algo que queda a discreción del fabricante.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche