Los empleados de Ford trabajarán la inteligencia emocional

Los empleados de Ford trabajarán la inteligencia emocional

La marca del óvalo azul desarrollará un curso en la Universidad RWTH de Aquisgrán, en Alemania, para formar a sus trabajadores en materia de inteligencia emocional y mejorar así su efectividad y sus relaciones interpersonales.

Las emociones y los sentimientos son conceptos que Ford tiene muy presentes para el desarrollo de sus nuevos modelos. De hecho, así lo veíamos de forma muy clara hace unos días en las claves del diseño interior de Ford que el experto en habitáculos de la marca americana, Amko Leenarts, explicaba.

A esto se suma ahora que, según el estudio El papel de las competencias de inteligencia social y emocional en la efectividad e implicación de los ingenieros, publicado en Career Development International el 24 de febrero de 2017, escuchar, entender e inspirar a compañeros de trabajo puede suponer hasta un 31% de la efectividad de un trabajador, algo que aumenta la relevancia de tener en cuenta y comprender los dos conceptos de los que hablábamos al principio. Por eso, la compañía del óvalo azul va a implantar formación en materia de inteligencia emocional para sus empleados en Europa a través de un curso con la Universidad RWTH de Aquisgrán, en Alemania, órgano colaborador de Ford en temas de investigación.

La mediadora y coach de equipos de Formación y Consultoría de Ford Europa, Rocío Luna, ha afirmado que la inteligencia emocional busca identificar emociones y saber cómo manejarlas, por lo que buscan “ofrecer una mejor formación a nuestros ingenieros para que puedan reconocer sus propios sentimientos y leer los de otras personas, para que puedan gestionar mejor cuando una persona enojada pueda ser una fuente potencial de problemas, una persona feliz esté más predispuesta a colaborar o una persona estresada quiera hablar.”

El profesor de la universidad Case Western Reserve de Ohio Richard Boyatzis respalda la decisión del fabricante manifestando que en muchas escuelas de ingeniería y programas se otorga poca atención a la inteligencia emocional y social; sin embargo, las compañías se enfrentan a una crisis de motivación, ya que tres de cada cuatro empleados aseguran no sentirse implicados en su trabajo. “Nuestra investigación muestra lo importantes que son las emociones”, ha concluido el experto, amparando que Ford haya tenido en cuenta este aspecto.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba