Noticia

¿Cuántas horas al año pasas en el coche?

Ampliar

10 de mayo, 2012

Según publica Elmundo.es, citando un portal inmobiliario, los españoles recorren una media de 46 kilómetros diarios en sus desplazamientos al lugar de trabajo. Esto se traduce en horas de sedentarismo, con consecuencias de riesgo para el sistema cardiovascular.

Elmundo.es cita el American Journal of Preventive Medicine: las horas dedicadas a los desplazamientos, normalmente, no se han tenido demasiado en cuenta a la hora de estudiar el sedentarismo de la población. Sin embargo, si tomamos una media de una hora diaria en el coche (cuando no dos, entre ida y vuelta, si hablamos de las retenciones matinales en ciudades como Barcelona o Madrid), resulta que miles de ciudadanos pasan más de 60 horas al año en su vehículo -o en otros medios de transporte-, sin moverse y sometidos al estrés del tráfico.

Para medir las consecuencias de esta distancia creciente entre los lugares de residencia y trabajo, los investigadores analizaron a 4.297 habitantes de 11 zonas distintas de Dallas–Fort Worth y Austin, las dos áreas metropolitanas más importantes de Texas (EEUU). Además de calcular sus desplazamientos, los entrevistados también respondieron preguntas sobre el ejercicio físico que realizaban, sus parámetros corporales (índice de masa corporal, perímetro de la cintura), la tensión arterial, colesterol

Así, se reveló que quienes más lejos vivían de su lugar de trabajo eran también los que practicaban menos deporte, tenían peor estado cardiovascular, mayor índice de masa corporal y una tensión más elevada Los investigadores sugieren que «probablemente, sea debido a los efectos de pasar mucho tiempo sentados y sometidos al estrés crónico de la circulación diaria».

De hecho, recorrer ‘sólo’ 16 kilómetros diarios ya aumentaba el riesgo de tensión elevada, mientras que los encuestados que completaban más de 24 kilómetros cada día tenían los peores índices de obesidad.

Incluso cuando descartaron a los entrevistados que sí hacían ejercicio físico (una minoría en la muestra), vieron que las grandes distancias seguían estando asociadas con malos parámetros cardiovasculares. «Esto puede significar que los desplazamientos muy prolongados reducen el gasto energético total», aseguran los autores. Asimismo, indican que esta forma de sedentarismo tendrá que seguir estudiándose más en el futuro.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche