Noticia

¿Cuándo usar las luces antiniebla? Si lo haces mal, hasta 200 euros de multa

Ampliar

11 de noviembre, 2020

Te ayudamos a saber cuándo hay que usar las luces antiniebla y cuándo no. Si lo haces en momentos que están prohibidos, la multa puede ser de 200 euros.

En muchas ocasiones los conductores usan inadecuadamente las luces antiniebla, el tipo de iluminación que se utiliza para mejorar la visibilidad y para ser mejor vistos en determinadas situaciones climatológicas.

Recordemos que los coches suelen contar con luces antiniebla delanteras y traseras, aunque solo las últimas son obligatorias, siendo su misión hacer el vehículo más visible en condiciones de escasa visibilidad y evitar, con ello, colisiones por alcance.

Ocasiones en las que es legal usar las luces antiniebla

El mal uso de este tipo de iluminación está reglado y hay solo en tres ocasiones en el que es obligatorio su uso, aunque hay otras situaciones en las que las utilizamos y no deberíamos. Una utilización inadecuada puede provocar molestias al resto de conductores e, incluso, hacerles que confundan las luces antiniebla con las luces de freno.

De hecho, las autoridades contemplan este uso inadecuado con una sanción económica, que puede alcanzar los 200 euros, cuando se activan en situaciones sin niebla.

Puede que te interese: La nueva Ley de Tráfico incrementa las sanciones por…

No obstante, como te decimos, hay veces en las que las luces antiniebla son obligatorias. El reglamento de la Dirección General de Tráfico (DGT) establece muy claramente el uso de las luces antiniebla. Solo podrán ser activadas en caso de niebla, lluvia muy intensa, tormenta, fuerte nevada o nube de polvo.

Las luces antiniebla delanteras, que no son obligatorias, sólo podrán usarse cuando haya baja visibilidad debido a la niebla, a la lluvia intensa o a una nube de polvo. Se podrán activar aunque sea de día y si no disponemos de antiniebla delantero podemos sustituirlo por las de cruce o las de largo alcance.

Cómo usar la luz antiniebla trasera

En cuanto a las luces antiniebla traseras, únicamente deben ser activadas cuando las condiciones meteorológicas o ambientales sean especialmente desfavorables, es decir, niebla espesa que no permite ver más allá de 10 o 20 metros, lluvia muy intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo.

Una vez que las condiciones climatológicas mejoren, hay que desactivarlas.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche