Noticia

F1 GP de Gran Bretaña: la quinta de Hamilton

2 fotos

Ampliar

07 de julio, 2014

Lewis Hamilton anima el Mundial de Fórmula 1 al ganar en Silverstone el Gran Premio de Gran Bretaña, donde aprovechó la retirada del líder, su compañero Nico Rosberg, para colocarse a cuatro puntos de éste, tras una prueba en la que el español Fernando Alonso (Ferrari) fue sexto.

Lewis Hamilton, de 29 años, logró de esta forma su segunda victoria en casa, tras la lograda en 2008 -año en el que ganó el título, a bordo de un McLaren-, la vigésimo séptima en F1 y la quinta de la temporada, después de las de Malasia, China, Bahrein y España.

Lo hizo al ganar por delante del finlandés Valtteri Bottas (Williams), que, tras firmar su primer podio en F1, en Austria, volvió a dar otro salto cualitativo al ser segundo; y del australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), que confirmó su tercer puesto en el Mundial ocupando esa plaza en Silverstone.

Lewis, que arrancó sexto, no desaprovechó la oportunidad y ejerció de padrino en las Bodas de Oro de la mítica pista inglesa, donde ratificó el brutal dominio de su escudería, que ha ganado ocho de las nueve carreras disputadas, con ‘doblete’ en todas las carreras que han acabado ambos pilotos: seis en total.

Y como lo único que parece en juego es saber cuál de las dos flechas de plata hará diana este año, Hamilton añadió emoción al certamen al frenar la racha de Nico, segundo siempre que no había ganado y que, tras su triunfo inicial en Australia, en las tres pasadas pruebas se había impuesto en Mónaco y Austria -hace dos domingos-, cediendo en Montreal, donde Ricciardo rompió por única vez la hegemonía de los de Brackley, al ganar el GP de Canadá.

Lewis Hamilton se mostró entusiasmado tras conseguir su segundo triunfo en Silverstone, tras el logrado en 2008.

2 fotos

Ampliar

La salida estuvo marcada por el accidente del brasileño Felipe Massa (Williams) -en su Gran Premio 200- y el finés Kimi Raikkonen (Ferrari), provocado por éste y que motivó la interrupción de la prueba, con bandera roja, tras el primer giro.

Cerca de sus respectivos compañeros se encontraban Alonso y Bottas, después de que sendas pifias de sus equipos les dejaran eliminados en la Q1 de la calificación. Y si la remontada del doble campeón mundial asturiano -que ascendió diez puestos, desde el decimosexto- fue espectacular; más aún lo fue la del finlandés de Williams, que arrancó decimocuarto y finalizó segundo.

Por delante, Rosberg mantuvo el primer puesto tras arrancar bien, al contrario que su compatriota Sebastian Vettel (Red Bull), que perdió cuatro puestos y bajó del segundo al quinto, puesto en el que concluyó. Los dos McLaren del inglés Jenson Button -cuarto- y del danés Kevin Magnussen -séptimo- eran segundo y tercero; por delante de Hamilton antes del parón.

Tras la reanudación, que Alonso afrontó en el decimotercer puesto, tras cambiar de neumáticos duros a medios, Hamilton sobrepasó a Magnussen y a Button. En la cuarta vuelta ya era segundo, anunciando un nuevo duelo interno.

Alonso circulaba noveno en la sexta vuelta, tras superar al ruso Daniil Kvyat (Toro Rosso), y ascendía otro puesto poco después, al rebasar a Ricciardo. Y, tras superar a los alemanes Nico Hülkenberg (Force India, octavo) y Vettel, era sexto en la undécima, antes de ser sancionado, por una irregularidad en la salida, con un ‘stop and go’ de cinco segundos.

Fernando subió al quinto tras rebasar a Magnussen en la 15; y una más adelante circulaba por detrás de Button, superado en ese giro por Bottas, que ya era tercero, por detrás de los Mercedes.

Rosberg paró en la 18 y cedió el liderato a Hamilton, que cambió de medios a duros en la 24 y marcó la vuelta rápida de la carrera dos más adelante, antes de entrar una segunda vez al garaje, en la 41, y recorrer sobrado los últimos once giros, de nuevo con duros.

Nico se quejaba de problemas en su caja de cambios y se retiró en la 29, tres después de que Alonso hiciese efectiva su sanción, cambiase neumático y repitiese compuesto medio, antes de protagonizar las mejores escenas en su batalla con Vettel.

Hamilton no veía peligrar su victoria, Ricciardo no era un peligro real para Bottas y Button -que rodó todo el Gran Premio con casco rosa, en honor a su fallecido padre, John, que solía vestir camisas de ese color- mantuvo el cuarto al beneficiarse de la espectacular lucha entre Alonso y el cuádruple campeón mundial alemán, resuelta a favor de éste, después de que el español sacase una vez más absolutamente todo lo que se podía sacar de su coche.

A pesar de protagonizar su primera retirada del año, Nico -hijo del mítico Keke Rosberg, que ganó para Finlandia el Mundial del 82 anotándose una única victoria- mantuvo el liderato del campeonato, pero llegará con sólo cuatro puntos de ventaja (165 frente a 161) a Hockenheim, donde dentro de dos semanas se disputará el Gran Premio de Alemania.

Alonso, que suma 87, mantuvo el cuarto puesto, a once de Ricciardo, mientras que Bottas llegará en quinta posición (73 puntos) a la pista de Baden-Württemberg, donde el Mundial traspasará su ecuador.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche