Crean una batería con 1.600 kilómetros de autonomía

Crean una batería con 1.600 kilómetros de autonomía

Phinergy, una empresa de tecnología con sede en Israel, ha creado una batería que a base de aluminio, agua y aire, genera electricidad para alimentar un coche de propulsión eléctrica hasta recorrer 1.600 kilómetros con una sola carga. Podría llegar al mercado en 2017.

Phinergy ha integrado está batería de larga duración en un vehículo eléctrico -el Citroën C1, en este caso-, con el que se ha triplicado la distancia de desplazamiento de un coche convencional hasta alcanzar los 1.600 kilómetros.

La batería está basada en una lámina de aluminio que reacciona con el oxígeno para producir electricidad. Phinergy utiliza agua en el proceso y recicla el óxido de aluminio hidratado para crear un ánodo, un proceso que permite un ciclo de vida cerrado.

La compañía explica en su página web que una batería convencional consta de un ánodo y un cátodo, donde el cátodo supone hasta 70% del peso de la batería. El cátodo se utiliza como contenedor de un reactivo (oxígeno, por ejemplo), que supone hasta un 5% de su peso, que es necesario para la liberación de la energía en un ánodo de metal. El resultado es que la mayor parte del peso de una batería convencional está mal utilizado, mientras en una batería de metal-aire una placa de aluminio es el ánodo y el aire ambiente funciona como cátodo.

Un paso adelante para aumentar la confianza en los coches eléctricos.
Ampliar

La ecuación química básica está formada por cuatro átomos de aluminio, tres moléculas de oxígeno y seis moléculas de agua, que se combinan para producir cuatro moléculas de óxido de aluminio hidratado más la energía.

Históricamente, el las baterías de aluminio-aire se han limitado a aplicaciones militares, debido a la necesidad de eliminar el óxido de aluminio y reemplazar las placas de ánodo de aluminio, un problema que ha sido solucionado por Phinergy. La compañía asegura que el sistema es altamente eficaz, robusto, fiable y limpio, con las ventajas que proporciona una alta densidad de energía, cero emisiones de CO2, materiales totalmente reciclable, seguridad y costes competitivos.

Esta batería, integrada con éxito en un coche, tiene una amplia gama de aplicaciones en el transporte, en el almacenamiento de energía estacionaria, en el sector aeroespacial y de defensa, en la electrónica de consumo, y en la producción de cloro. La batería para uso automovilístico podría estar en el mercado en 2017 de la mano de la alianza Renault-Nissan, con la que la empresa israelí ha firmado un contrato, según el consejero delegado de Phinergy, Aviv Tzidon.

Así se recarga un eléctrico como el Nissan Leaf

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Nico 1 abril, 2013

Me extraña que una noticia de estas caracteristica no le demos mas bombo ya que uno de los grandes desafíos de los coches electricos es la autonomía de sus baterías.
¿Que pensais?

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba