Noticia

Francia obliga a todos los vehículos a llevar un alcoholímetro

Ampliar

01 de marzo, 2012

El Gobierno francés ha aprobado una medida que obligará a todos los vehículos que circulen por el país a llevar un alcoholímetro en buen estado a partir del próximo 1 de julio. El decreto, publicado en el boletín oficial, prevé un periodo de cuatro meses para que los conductores adopten la norma, tras el cual se impondrá una multa de once euros a quienes la incumplan.

La sanción es muy inferior a los 135 euros previstos para todos aquellos automóviles que no lleven el chaleco y los triángulos de peligro previstos para en caso de avería. Respecto a la nueva norma, el alcoholímetro debe estar en buen estado, contener un certificado de homologación y una fecha de caducidad, que no debe estar superada.

“La medida incumbe también a los vehículos extranjeros que circulen por territorio francés“, ha indicado un portavoz de Seguridad Vial, que precisó que los únicos exentos son los ciclomotores de menos de 50 centímetros cúbicos. Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, anunció la medida en noviembre como una forma de detener el incremento de las muertes en accidentes de carretera ligados a la ingesta de alcohol. Según los datos oficiales, el 31% de los accidentes mortales en Francia están ligados al consumo de alcohol.

Los autobuses están obligados a llevar alcoholímetros

Los alcoholímetros ya son obligatorios en Francia en todas las discotecas y bares nocturnos desde noviembre pasado. Además, los autobuses están obligados a llevar alcoholímetros que impiden el arranque de los mismos en caso de dar positivo, una medida que afecta a todos los autocares nuevos desde enero de 2010 y a todos los escolares a partir del inicio del curso de 2015.

La generalización de los alcoholímetros en los vehículos es una medida “para invitar al autocontrol de los conductores”, ha señalado el portavoz de Seguridad Vial, que negó que persiga recaudar más dinero. En los próximos meses se revisará la ley francesa para permitir que un juez pueda imponer a una persona condenada por haber conducido bajo los efectos del alcohol la obligatoriedad de introducir en su vehículo un alcoholímetro que bloquee el arranque.

Actualmente, dos empresas francesas fabrican este tipo de dispositivos, que se venden entre uno y dos euros. El Gobierno espera que con la previsible creciente demanda otras compañías se sumen a un mercado floreciente, por lo que cree que se fomentará la competencia y no habrá una explosión de precios.

En 2011, 3.970 personas perdieron la vida en las carreteras francesas, donde el número de fallecidos ha descendido en diez años consecutivos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche