Noticia

¿Consume menos el coche o el conductor?

6 fotos

Ampliar

18 de agosto, 2016

Si vamos en el Audi Q7 e-tron con asistente predictivo de eficiencia y la ruta marcada en el navegador, podemos llegar a consumir un 10% menos.

Esta tecnología, de la que ya disfruta el Audi Q7, está disponible en los nuevo Audi A4 y A3 y, próximamente, se incorporará al resto de la gama.

Se trata de un sistema que, con la información de la ruta incorporado en el navegador, sabe lo que nos vamos a encontrar en nuestro camino para, de esta manera, indicarnos si debemos seguir acelerando o, aunque parezca extraño en una cuesta arriba, dejar de acelerar.

¿Un piloto de carreras consumiendo poco?

Acompañado por Philipp Seyberth, ingeniero especializado en gestión de la propulsión híbrida, el piloto oficial de Audi, Marcel Fässler, realiza un recorrido de casi 100 kilómetros por los alrededores de Madrid para comprobar las bondades del nuevo Audi Q7 e-tron quattro y de su asistente predictivo de eficiencia.

Fässler tiene grandes conocimientos de cómo funcionan los sistemas de propulsión híbridos y como sacarles el mayor rendimiento pero, aún así, se le pide que obedezca las recomendaciones que le indique el asistente sobre el estilo de conducción concreto que debe realizar en cada momento.

Su sorpresa con algunas de esas indicaciones es manifiesta; sin embargo, sigue las instrucciones al pie de la letra y poco a poco va comprendiendo el por qué de unas instrucciones que al principio le parecían equivocadas.

Al poco de comenzar la prueba, el asistente predictivo de eficiencia envía una ligera señal al pedal del acelerador “invitando” a levantar el pie del pedal del gas. Fässler siente ese suave impulso y actúa en consecuencia, aunque pone cara de extrañeza: “¡No entiendo que me sugiera dejar de acelerar cuando estamos justo subiendo una pendiente!”. Segundos más tarde alcanzan la cresta de dicha colina y empieza una pequeña bajada que, unos 200 metros más adelante, acaba en una rotonda ya dentro de los límites de velocidad de una población. El ingeniero Seyberth sonríe y, mirando al piloto, le dice: “Aquí tienes el motivo”.

El navegador sabe más que nosotros

Esa es precisamente la clave del sistema predictivo de eficiencia. Marcel sólo ve que por delante una subida, lo que instintivamente le haría seguir dando gas para llegar bien a la cima, pero el Audi Q7 e-tron quattro dispone de mucha más información.

Por un lado, sabe que el tramo en cuesta que hay por delante lo supera sin problemas con la energía eléctrica que queda acumulada en el sistema; por otro, ya conoce que lo que viene después es una bajada corta y que, en poco tiempo, habrá que frenar para no sobrepasar la velocidad marcada por la señal que aparecerá, además de para afrontar la rotonda que Fässler tardará unos segundos más en ver. La inteligencia artificial del coche calcula por anticipado la cantidad de energía necesaria para recorrer los tramos que vienen a continuación y optimiza su uso, cuando el conductor todavía no tiene ni la más remota idea de lo que se va a encontrar.

Este asistente predictivo de eficiencia, que además de en el Audi Q7 está disponible en otros modelos Audi, como el A4 o el renovado A3, y que poco a poco se irá extendiendo a otros vehículos de la gama, puede llegar a conseguir un ahorro de combustible del 10%. Utiliza los datos de la ruta previamente marcada en el sistema de navegación, para adaptar la velocidad a las distintas situaciones de conducción, reconociendo la topografía del recorrido, los límites de velocidad y el tráfico.

¿Qué ocurre si no introducimos nuestro destino en el navegador?

En este caso, el sistema se basa en los tres o cuatro kilómetros que vienen a continuación y el software realiza sus predicciones según el radio de las próximas curvas, de las pendientes o de las dificultades que detecte.

¿Cómo es el Audi Q7 y cómo funciona?

El Audi Q7 e-tron quattro que ha probado Marcel Fässler dispone de un motor 3.0 TDI de 258 CV, más otro eléctrico que eleva la potencia total a 373 CV, con un par máximo de 700 Nm. La batería de iones de litio necesita sólo 2 horas y media para cargarse por completo a través de una toma de 380 voltios. La autonomía teórica en modo eléctrico es de 50 km, aunque si aprovechamos bien la energía con este asistente predictivo de eficiencia podemos conseguir incluso más.

¿Cómo ha sido la conducción del coche?

La prueba llevada a cabo por el triple vencedor de las 24 Horas de Le Mans en los alrededores de la capital de España se componía de un total de 95,9 kilómetros, que junto a Philipp Seyberth ha completado en hora y media, y en los que únicamente ha gastado 3,9 litros de combustible, realizando el 68,6% del recorrido sin la intervención de la mecánica diésel y, por tanto, sin emitir ningún tipo de gas contaminante.

Después de programar el recorrido en el navegador, la primera parte de la ruta se ha realizado prácticamente con el motor de combustión, pero aprovechando siempre que se podía las zonas de recuperación de energía eléctrica y funcionando “a vela” para ahorrar combustible. El sistema ha decidido que lo mejor sería guardar dicha energía eléctrica para más adelante, cuando los tramos de carretera fueran más favorables a esa estrategia.

Combina combustión con electricidad

En el final de la prueba, con el tráfico típico en torno a Madrid, el coche se mueve sólo con el motor eléctrico, gracias a que la batería ha guardado la cantidad necesaria para estas condiciones de circulación. “Uno va más atento con este vehículo que con uno convencional”, comenta el especialista en Le Mans. En efecto, el conductor está pendiente de la gran cantidad de información que se le suministra a través del cuadro de instrumentos digital Audi virtual cockpit, de la gran pantalla central del sistema de información y entretenimiento MMI y del pedal de acelerador activo. Conseguir la conducción más eficiente requiere estar concentrado para seguir los datos de las pantallas y las señales sobre el pie derecho. Es una forma agradable de mantener los cinco sentidos en la carretera.

De los circuitos a la carretera

El asistente predictivo de eficiencia es un ejemplo más de cómo Audi aprovecha toda su experiencia en las competiciones del máximo nivel (en este caso, en el Campeonato del Mundo de Resistencia, donde hay un complejo reglamento que obliga a gestionar la energía de la forma más conveniente), para trasvasar la tecnología más vanguardista e innovadora a sus vehículos de producción en serie.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche