Noticia

Construir una carretera en España cuesta el doble que en Alemania

2 fotos

Ampliar

16 de julio, 2013

España es el país con mayor coste de construcción de carreteras cofinanciadas. Así se desprende de un informe en el que se han analizado proyectos en Alemania, Polonia, Grecia y España, los cuatro países que más kilómetros de vía han construido con apoyo comunitario.

España fue en el período 2000-2013 el país con mayores costes de construcción de carreteras cofinanciadas por la Unión Europea (UE) de los cuatro Estados miembros con las mayores asignaciones de recursos, según un informe publicado por el Tribunal de Cuentas Europeo (TCE).

El documento evalúa los costes de los proyectos de construcción o renovación de carreteras cofinanciados por la UE mediante los fondos de cohesión en Alemania, Polonia, Grecia y España, los cuatro países que abarcan la mayor parte de los fondos para estos proyectos en el período, alrededor del 62%.

Europa quiere mayor control de los proyectos de construcción de carreteras.

2 fotos

Ampliar

Durante el período 2000-2013, la UE asignó unos 65.000 millones de euros al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y al Fondo de Cohesión para cofinanciar la construcción o renovación de carreteras. Según el TCE, la falta de atención a la rentabilidad de los proyectos provocó grandes diferencias entre los costes de las infraestructuras viales de los distintos países.

Así, mientras el coste medio total de proyectos de carreteras por 1.000 metros cuadrados supone en Alemania algo más de 287.000 euros, mientras que los proyectos cofinanciados por la UE en España requieren casi 500.000 euros. La diferencia en los recursos asociados a la construcción de estas infraestructuras no se deben a los costes de mano de obra. «No existen pruebas de que esto fuera debido a los costes de mano de obra», sentencia el TCE.

Las previsiones inexactas de tráfico, que llevaron a la construcción de carreteras mayores de lo que sería necesario para el volumen de tránsito y los retrasos en la ejecución de los proyectos (que encarecieron los costes totales) fueron las principales críticas de los auditores a la gestión de estos cuatro países. «Más grande no significa mejor», aseguró el responsable del informe, Harald Wögerbauer. «Las autopistas sólo deben financiarse con fondos de la UE cuando exista una clara necesidad de tráfico», aseguró el auditor.

En base a estas conclusiones, el Tribunal de Cuentas Europeo recomendó a la Comisión Europea (CE) analizar las diferencias en el coste de los proyectos de distintos países, y establecer en lo sucesivo controles más específicos de los planes de carreteras.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche