Cómo se debe repostar GLP según Cepsa

Cómo se debe repostar GLP según Cepsa

9 febrero, 2015

Cepsa se suma al auge de las gasolineras que ofrecen la posibilidad de repostar GLP, un combustible mucho más barato y limpio que el diésel. Debido al incremento de las ventas de coches que pueden funcionar con gas, te damos unos consejos para repostar de manera segura.

Aunque en el resto de Europa la gente está ya muy familiarizada con los coches de gas, lo cierto es que en España sigue siendo un mundo bastante desconocido, lo cual provoca ciertos temores -la mayoría infundados- entre los usuarios a la hora de plantearse la compra de un vehículo bi-fuel.

Los modelos que disponen de la posibilidad de funcionar con gas se denominan bi-fuel porque en realidad pueden utilizar los dos combustibles de manera indiferente, gas y gasolina.

Hay dos tipos de gas disponibles para automoción, el GLP o gas licuado del petróleo (que es básicamente propano y butano y se comercializa como Autogás) y GNC o gas natural, que es básicamente metano.

El GNC tiene una menor difusión, sobre todo en nuestro país, debido a que su almacenamiento ocupa mucho espacio y requiere de unos depósitos de alta presión (se almacena en estado gaseoso a presión) mientras que el GLP ocupa menos espacio ya que a presiones relativamente bajas se puede almacenar en estado líquido.

A la hora de repostar uno u otro gas hay que tener en cuenta que, mientras que el GNC es menos denso que el aire y tiende a dispersarse rápidamente (o acumularse en el techo si estamos en un recinto cerrado), el GLP es más pesado que el aire y las fugas tienden a acumularse en el suelo y su dispersión es más lenta.

En cualquier caso, los sistemas de repostaje de uno y otro gas están perfectamente adaptados y son absolutamente seguros, tanto o más que la gasolina o el gasóleo, pero al igual que con cualquier combustible deben tenerse en cuenta unas precauciones.

Antes decía que en parte es más seguro repostar GLP que gasóleo o gasolina principalmente porque no moja. Si por descuido nos vertemos parte de la gasolina o el diésel en la ropa y se produce un incendio, nos llevaremos el fuego puesto, algo que no sucede con el GLP, que al ser un gas no empapa en la ropa y se dispersa más rápidamente.

Las estaciones de servicio Cepsa están incorporando surtidores de autogás de última generación perfectamente seguros en su red, que está ampliando rápidamente el número de puntos de recarga de GLP.

Cómo repostar autogás GLP en una gasolinera

  • Para junto al surtidor y apaga el coche y las luces.
  • No utilices el teléfono móvil ni fumes.
  • La mayoría de los coches bi-fuel tienen una boquilla adaptadora que hay que enroscar en la toma de alimentación del depósito de gas. Comprueba que la junta tórica de goma no está agrietada y monta el adaptador en el coche.
  • Cómo repostar Autogás Cepsa
    La boquilla se fija y se libera con el gatillo naranja.
    Ampliar

    Aprieta bien el adaptador pero sin hacer demasiada fuerza, ya que al repostar gas se enfría y al contraerse el metal luego puede ser difícil aflojar la boquilla. La estanqueidad la garantiza la junta de goma, basta con apretar con una fuerza normal.

  • Coge la manguera del surtidor de Autogás, colócalo en la boquilla adaptadora que acabas de roscar y fíjala con el gatillo que tiene (similar al que abre el paso de combustible en las mangueras de diésel y gasolina).
  • Una vez fijada la manguera a la boquilla puedes dejar de sujetarla con la mano, ésta quedará retenida por el gatillo.
  • En el surtidor verás un pulsador con forma de seta (normalmente de color verde), el suministro de gas comenzará cuando lo pulses y parará en cuanto lo sueltes, de modo que debes pulsarlo durante todo el proceso de repostaje. Es una medida de seguridad para obligarte a estar pendiente del llenado.
  • El repostaje puede hacerse hasta el llenado completo o preseleccionando una cantidad en el surtidor. Si eliges esta segunda opción, llegado al límite fijado parará el suministro de gas. Si decides llenarlo hasta el tope, el sistema parará automáticamente aunque sigas pulsando la seta al alcanzar la presión de llenado (aproximadamente 4 bares). No sueltes y vuelvas a pulsar la seta, en los depósitos de gas no se debe tener la mala costumbre que tenemos de intentar llenar hasta el borde como cuando repostamos gasolina o gasóleo. La primera vez que para de forma automática el surtidor es porque ya se ha alcanzado la presión correcta de seguridad.
  • Una vez finalizado el suministro deberás retirar la manguera de llenado. Para ello deberás apretar de nuevo el gatillo que la ha fijado. No te asustes porque la presión del gas remanente en la boquilla va a provocar un ligero retroceso de la manguera y una pequeñísima fuga de gas (como cuando recargas un mechero). No es peligroso en absoluto, es una décima de segundo, pero es conveniente que en ese momento no estés fumando, por ejemplo.
  • Cuelga la manguera en el surtidor.
  • Desenrosca el adaptador del coche y guárdalo en un lugar accesible y donde sepas que siempre lo dejas ahí.
  • Cierra la tapa de llenado de combustible.

Cómo repostar GNC en un surtidor de gas natural

Debido a la mayor presión de almacenamiento del GNC, el proceso de llenado es algo más complicado porque la boquilla del surtidor tiene un mecanismo de seguridad que se fija mecánicamente a la boquilla del coche de forma más sólida, por ello, en los coches con GNC no hay una boquilla adaptadora que roscar a la toma de gas, ya es la propia toma de gas directamente la que se conecta a la manguera de llenado.

  • Para el coche junto al surtidor y apaga las luces y el motor.
  • No fumes ni utilices el teléfono móvil.
  • Introduce la manguera del surtidor en la boquilla de llenado del coche.
  • Gira la palanca de la manguera del surtidor un cuarto de vuelta hasta que haga tope.
  • En el surtidor aprieta la seta para que comience el trasvase del gas al vehículo.
  • Una vez finalizado el llenado, suelta la seta.
  • Gira la palanca de bloqueo de la manguera en sentido contrario para liberar la boquilla.
  • Cuelga la manguera.
  • Cierra la tapa de llenado del vehículo.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba