Cómo saber qué coche te conviene (y así no fallar en la compra)

Cómo saber qué coche te conviene (y así no fallar en la compra)

23 febrero, 2018

Resulta contradictorio que en la compra del segundo bien más caro que tenemos (tras la vivienda) solamos decidirnos más por lo pasional que por lo racional. Te damos las claves para acertar con el coche que elijas.

Pocas compras hacen tanta ilusión como adquirir un coche nuevo. Miramos, preguntamos, buscamos, nos informamos… queremos acertar y combinar el coche que necesitamos con el coche de nuestros sueños. ¿Cómo saber qué coche te conviene? Sigue leyendo, te damos las claves.

Uno de los mejores consejos que he leído nunca es que se debe hacer la compra en el hipermercado después de haber comido: si vamos con apetito, adquiriremos muchas cosas que no necesitamos realmente, pero el hambre hace que nos apetezcan.

Para comprar un coche deberíamos aplicar el mismo principio. Si tenemos muchas ganas de uno concreto, tal vez sea el momento de hablarlo con nuestra pareja, un amigo, familiar… alguien que nos rebata nuestros argumentos “no imparciales”.

Debemos ser conscientes de que el vehículo es el segundo gasto más grande que haremos en nuestra vida (tras la vivienda) y merece ser una decisión sopesada y razonada, aunque es cierto que hay muchos modelos que son pura pasión

Vamos a establecer una serie de prioridades –por orden de importancia- para hacernos con un automóvil que de verdad cubra nuestras expectativas.

Presupuesto para el coche

Mucha gente acude al mercado de ocasión para hacerse con un vehículo y después venderlo al cabo de unos años.
Lo primero es establecer el precio máximo que estamos dispuestos a pagar.
Ampliar

Debemos analizar cuánto es lo máximo que podemos desembolsar en la compra de un coche, siendo conscientes de que muchas veces son mayores los gastos de mantenimiento que el vehículo en sí (precio de los neumáticos, combustible, seguro, impuestos, posibles reparaciones, aparcamiento…).

Para disfrutar de verdad de nuestro automóvil, lo mejor es que no sea una carga insoportable. Al final, estaremos más contentos con nuestro compacto bien mantenido que con ese coupé que tanto nos atraía, pero que tenemos “desatendido” por falta de presupuesto. Establece el límite de gasto y elimina todos los demás candidatos de tu lista.

Kilometraje del vehículo

El cuadro de mandos es una de las pocas zonas que varía del interior del Audi A3 Sportback e-tron respecto a la versión convencional.
El kilometraje anual que hagamos también influye en el tipo de coche que nos conviene.
Ampliar

Es muy importante para decidirnos por un diésel o un motor de gasolina. Depende de la diferencia de precio entre ambos modelos y sus costes de mantenimiento (siempre mayores en un vehículo con mecánica de gasóleo, ya que el aceite es más caro, gasta más las ruedas, etc).

En general, si haces menos de 25.000 km anuales o si la mayoría de tus desplazamientos son cortos -menos de 15 km o 30 minutos-, compensa un propulsor de gasolina y, si es de GLP, más todavía. Los diésel equipados con filtro anti-partículas son muy problemáticos en uso urbano y recorridos cortos, por eso no convienen ahí, aunque su precio sea igual que el de un automóvil con motor de gasolina.

Que no te asusten los coches con muchos kilómetros en el marcador; es más importante cómo se hacen esos kilómetros que la cifra total. El desgaste de un vehículo que ha pasado sus días en una gran ciudad es mucho mayor que el de uno de una zona menos congestionada o que se haya utilizado para viajes en carretera. Sobre todo, los embragues, frenos y caja de cambios sufren mucho más en las urbes (por no hablar de las carrocerías, sometidas a los típicos golpes de aparcamiento).

Tipo de uso para tu automóvil

Qué coches hay de 7 plazas para familias
El tipo de uso que hagamos del coche también es un condicionante.
Ampliar

No es lo mismo utilizar el coche para tus desplazamientos de ocio que para los de trabajo, viajar solo o en familia, llevar niños son pequeños o ya creciditos… Ten en cuenta (una vez más) los gastos de mantenimiento que esto puede generar.

Sabiendo que la mayoría de los desembolsos que acarrea un automóvil son el combustible, los neumáticos y el seguro obligatorio, revisa estos tres apartados para no “pillarte los dedos” manteniendo el vehículo.

En general, si vas a realizar largos recorridos, lo más adecuado es una berlina, con mejor aerodinámica que un monovolumen: los consumos suelen ser menores y su centro de gravedad, más bajo, provoca menos fatiga en las cervicales.

Sin embargo, los monovolúmenes son perfectos si tienes niños pequeños, porque tienen multitud de huecos en los que dejar toda la intendencia que requieren (que si el dinosaurio de goma, que si el chupete, los pañales, la muñeca…) y su mayor altura al suelo y puertas más grandes facilita sentarlos en las sillitas infantiles.

¿Para cuánto tiempo necesitas ese coche?

Actualmente hay más de 3,5 millones de coches clásicos en España.
Hay coches que son más de consumo y otros que querremos conservar toda la vida.
Ampliar

No es lo mismo comprar un coche para uno o dos años que para “estirarlo” una temporada. A veces, requieres un automóvil que cubra unas necesidades concretas durante un período de tiempo más o menos corto. Sin embargo, en otras ocasiones buscas un vehículo para una larga temporada.

En el segundo caso, tu búsqueda debe priorizar modelos de contrastada fiabilidad y bajo coste de mantenimiento. Además, si vas a hacer muchos kilómetros al año, ten en cuenta que la vida media de un motor es de unos 500.000 km (sí, tantos), mientras que la de una caja de cambios robotizada no suele superar los 200.000. Si vas a conservar tu coche por encima de esta última cifra, busca versiones manuales o transmisiones automáticas con convertidor de par, menos eficientes, pero mucho más longevas.

Tus preferencias por un coche también cuentan

Siguiendo los 4 criterios anteriores, se habrán caído de la lista unos cuantos candidatos.  De los que te queden, elige el que más te atraiga. No hay nada peor que comprar “la opción B” porque traía más opciones… y girar la cabeza cada vez que te encuentres con el que de verdad te gustaba.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Rubén Fidalgo 5 noviembre, 2012

Al final, la compra de un coche es algo con una mayor componente emocional que racional, no hay más que ver cuáles son los coches más vendidos.

Ricardo 15 abril, 2015

Todo lo que he leído es verdad , he hecho muchos kilómetros durante mi vida de trabajo, cuando era joven usaba gasolina y después ya Gasóleo , abran pasado por mis manos sin contarlos mas de 8 coches . Ahora quiero comprar un mercedes deportivo a gasolina para hacer pocos kilómetros y , no pagar más de 4.000/ 5.000 euros , un CLK , Gracias

Rubén Fidalgo 16 abril, 2015

HOla Ricardo, gracias por compartir con nosotros tu opinión. Un saludo y que disfrutes mucho ese Mercedes 😉

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba