Noticia

¡¿Cómo?! Los coches nuevos emiten más CO2 que los antiguos

Ampliar

04 de marzo, 2020

Un estudio en el Reino Unido señala que los coches nuevos emiten más CO2 que los viejos. La razón hay que buscarla en el mayor peso.

Todos preocupados por la crisis climática, con normas cada vez más estrictas en cuanto a las emisiones contaminantes de los coches, pero quizás no esté sirviendo para nada y, precisamente, parece que vamos hacia atrás.

Un último estudio en el Reino Unido defiende que los coches nuevos que se venden en la actualidad producen más dióxido de carbono que los modelos más antiguos. ¿Cómo es eso posible? Si los coches nuevos tienen motores con tecnologías más limpias, pensarás. La respuesta está en el peso, que aquí se demuestra como muy importante.

Puede que te interese: ¿Cuándo conviene un coche híbrido, un PHEV o un eléctrico?

Los investigadores probaron 292 modelos lanzados en los últimos tres años, desde 2017, y se demostró que produjeron un 7% más de emisiones de CO2 que los fabricados con anterioridad.

Mayor tecnología, mayor peso, mayores emisiones

El análisis encontró que las emisiones de carbono estaban aumentando en todos los segmentos del mercado de automóviles, desde los coches urbanos más pequeños hasta los SUV, a medida que los fabricantes incorporaban más tecnología en sus automóviles. Las emisiones aumentaron más rápido en el segmento híbrido, un 31% más entre generaciones, en parte debido al peso de dos fuentes de energía diferentes.

Baterías de litio de los coches eléctricos: un problema de reciclaje y contaminación

Los coches más nuevos, eso sí, mejoraron notablemente, con niveles mucho más bajos, en las emisiones de monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno, que perjudican directamente a la salud humana.

Las pruebas también descubrieron  que las emisiones de dióxido de carbono eran superiores a las lecturas oficiales realizadas por los reguladores de la UE, que no miden el uso prolongado a velocidades de autopista ni tienen en cuenta un automóvil lleno de personas que utilizan el aire acondicionado y la radio.

Doug Parr, científico jefe de Greenpeace, señalaba que las cifras mostraron que el gobierno debería prohibir la venta de coches nuevos de gasolina y diésel a partir de 2030, antes de los planes actuales de prohibir los motores de combustión interna a partir de 2035.

«Está claro que no podemos depender simplemente de la buena voluntad de la industria automovilística para progresar», afirmaba. «Necesitamos una intervención decisiva del gobierno, empezando por hacer cumplir las normas existentes sobre las emisiones de los automóviles y proponiendo una firme prohibición de las ventas de nuevos vehículos diésel y de gasolina para 2030».

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche