Cómo ha cambiado el concepto de seguridad según Magnus Lindkvist

Cómo ha cambiado el concepto de seguridad según Magnus Lindkvist

Como cada dos años, el evento Best of Berlon ha reunido a multitud de especialistas que, este año, han hablado sobre innovación y tecnología en Lisboa. Entre los ponentes, el conocido orador Magnus Lindkvist ha dado su particular punto de vista sobre la seguridad.

Según Meetings Net, Magnus Lindkvist está considerado uno de los mejores oradores del mundo y fue uno de los invitados estelares en la edición Best Of Belron 2016 celebrada en Lisboa. Este evento, que se celebra cada dos años, elige al mejor técnico del mundo especialista en cristalería y esta año ha dado pie a una conferencia mundial sobre innovación y tecnología.

Una de las reflexiones de Magnus Lindkvist fue “La seguridad perfecta del pasado se consideraría peligrosa hoy: esto lo hemos visto todos a lo largo de la historia. De cosas que en el pasado se considerabas normales y seguras, hoy se diría: “Oh, Dios mío”.  Por ejemplo, mis padres en 1970 iban en el asiento trasero del coche sin cinturón ¡y eso estaba bien!”. Con este ejemplo tan recurrente, el famoso orador centró la atención en cómo ha variado el concepto de la seguridad con el paso de los años.

Para Magnus, “Al hablar sobre movilidad, el mayor reto de la seguridad es el que como conductores definimos como “error humano” o “factor humano”. Pondré un ejemplo: la luz roja del freno. Esta luz solo transmite una información binaria: frenar o no frenar, pero no te dice lo fuerte que debes frenar, o por qué debes frenar, o para qué. Así que nosotros, como conductores seguros, sabemos que si vemos la luz roja del freno tenemos que reducir la velocidad un poco. Y el que esté detrás de nosotros también dirá: voy a reducir la velocidad. Esto conlleva una comunicación de actos de los coches, y de aquí surgen la mayoría de atascos.  No pasa nada, pero alguien frena y crea una sucesión de actos.

Siguiendo con este ejemplo, al echar un vistazo a la conducción automatizada aparece la telemática y el intercambio de información entre los coches. Para evitar el problema del atasco la solución es bastante fácil. Si solamente permitimos a las luces del freno hacer tres cosas: frenar fuerte, frenar suave, no frenar, estaría genial que también fueran capaz de comunicarse con el coche de detrás”.

De todas formas, aunque solo hubiera un 10% de víctimas mortales en carretera, seguiremos diciendo que “la carretera es peligrosa”, porque la seguridad de ayer es el peligro de hoy; y la seguridad de hoy es el peligro del mañana”.

Cómo ve Magnus Lindkvist el futuro del coche autónomo

El famoso orador expuso de manera magistral su opinión sobre esta nueva tecnología de implantación inminente, con todos los fabricantes centrados en presentar el primer coche autónomo.

Coche autónomo como futuro de la movilidad: “el coche autónomo es aquel que va a la playa cuando tú quieres ir de compras (broma). Si te refieres a aquel que puede conducir sin conductor,eso ya está aquí. El problema es que a la gente le gusta conducir, no necesariamente en atascos, pero conducir por la costa española o por el sur es maravilloso. Hay un elemento sexy en el conducir y mientras haya algo sexy, la gente va a seguir haciéndolo, es la naturaleza humana“.

El coche autónomo condicionará el futuro de la movilidad. Los accidentes en carretera han descendido rápidamente en los últimos 70 años, porque estamos fabricando coches mejores, estamos enseñando mejor y necesitas una licencia más completa para conducir. Creo que a veces pensamos que la tecnología va a resolver las cosas que ya estamos resolviendo nosotros mismos…

Los dispositivos y la conectividad en el automóvil actual son claros avances, pero también suponen una distracción.

Es verdad que añadimos tecnología, que provoca que los precios de los coches suban. Pero la verdadera revolución ocurrirá cuando esa tecnología  sea invisible. Creo que la mayoría de las cosas que se están introduciendo en los coches no añaden nada realmente, no cambian nada, son solo una manera de hacerte sentir especial y distraerte. Cuando la tecnología “aterriza”, es cuando empieza a ser productiva. Mira, por ejemplo, los teléfonos móviles. Al principio se llamaban teléfonos de coche. Eran grandes y pesados, hacías ejercicio cada vez que lo llevabas y sudabas cada vez que lo transportabas. Te lo llevabas al coche y hacías una llamada: “Hey, estoy en el coche” y luego colgabas. Eso era un teléfono de coche. Aquel teléfono del coche se hizo barato e invisible. Ya no decimos teléfono del coche, ni siquiera teléfono móvil, decimos simplemente móvil.

Lo mismo pasa con internet. Yo sé lo que es la conexión a internet, el wi-fi… Mi hijo de 8 años no tiene ni idea: ¿Qué es una conexión a internet?, me pregunta. Entonces me doy cuenta que la conexión a internet era solo relevante cuando escuchabas el sonido del modem. Ahora es una tecnología invisible.

De aquí a 25 años, todo estará integrado, será simple… Mi sueño a la hora de hablar del panel de instrumentos del coche es no ver nada, que no haya nada ahí… Entonces será tecnología de verdad.

Siempre pongo el ejemplo del sistema de tuberías que se construyó en el Reino Unido a principios del siglo XX. Eran tan especiales, que las pusieron por fuera del edificio. Las construcciones de después las construyeron por dentro para que así no se pudiera ver ni el agua ni el gas nunca más… Este es un claro ejemplo de tecnología especial, a tecnología que empieza a ser invisible.

La conectividad virtual crea una desconexión del contacto humano. Cuanto más viejo seas, más dirás que estamos desconectados. No somos digitales o analógicos, somos “digilógicos”, estamos siempre conectados… Quiero decir: estás en el supermercado y coges el móvil, te llega un mensaje y conoces a alguien… Solo acabamos de empezar a rascar la superficie de esto… Piensa como solía sertener una cita antiguamente: ibas a una discoteca, te emborrachabas y adivinabas con quien ibas a acostarte esa noche Hoy en día vas a Tinder y ya sabes quién está preparado para acostarse contigo y luego, ¡adiós!

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba