Noticia

Cómo Google podría haber comprado Tesla

Ampliar

21 de mayo, 2015

La historia de Tesla y Google no está confirmada y hay algunas lagunas, pero lo que se supone que ocurrió es algo muy frecuente en la vida. Los inicios nunca son fáciles y a Tesla le llegó su golpe de suerte en el momento más oportuno... o eso parece.

Como aficionado al mundo de los coches clásicos me he encontrado con situaciones similares varias veces en mi vida. El dueño del coche necesita dinero y pone en venta su clásico, pasan varios días hasta que alguien se interesa por él, hace una oferta y cuando por fin hay un acuerdo entre ambos, un tercero en la puja o un cambio en la situación económica del vendedor rompe el trato y te quedas «compuesto y sin novia«.

Aunque no está confirmada, ésta parece ser la historia entre Google y Tesla publicada en el libro «Elon Musk: Tesla, SpaceX, and the Quest for a Fantastic Future» escrito por Ashlee Vance, de Bloomberg.

Según lo descrito, en 2013 el responsable de Tesla, Elon Musk, se puso en contacto con Larry Page, de Google, buscando un socio para financiar la supervivencia de la marca Tesla, cuyas ventas estaban empezando a caer  de forma alarmante. Las cifras que se manejaron en el acuerdo llegan a marear: Google debía poner encima de la mesa un total de 11.000 millones de dólares (casi 10.000 millones de euros) para hacerse con la marca de coches y mantenerla en actividad.

Todo parecía estar acordado, pero justo antes de que expirase el plazo para cerrar el preacuerdo, las ventas de modelos Tesla creció de tal manera que Musk rompió el acuerdo de manera unilateral, ya no necesitaba apoyo económico… y Google quedó fuera del proyecto.

Fuente: Marketing directo

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche