Noticia

¿Cómo está el caso Volkswagen?

Ampliar

14 de diciembre, 2015

Volkswagen ha actualizado su información acerca de la investigación del caso de las emisiones manipuladas. La compañía ha insistido en que fue responsabilidad de unos pocos. Por otro lado, el Ministerio de Industria español ha asegurado que las revisiones comenzarán en marzo de 2016.

La semana pasada, el presidente del consejo directivo del grupo Volkswagen, Hans Dieter Poetsch, dio una rueda de prensa, en la sede del grupo en Wolfsburgo, en la que aseguró que la compañía está siendo “implacable” en la búsqueda de los responsables del escándalo de las emisiones.

Volkswagen ha reconocido, por primera vez desde que se conoció el fraude, que el origen de la crisis se remonta una década atrás, cuando sus vehículos diésel no eran capaces de superar los estrictos estándares de emisiones en los Estados Unidos.

Poetsch ha admitido que los ingenieros no fueron capaces de, con el presupuesto y tiempo asignados, encontrar una manera de cumplir con los límites establecidos y, desde ese momento, se produjo una “cadena de errores” en la que, algunos miembros de la empresa, llevaron a cabo “una infracción tolerada de las normas”.

Poetsch ha atribuido la manipulación de las emisiones a tres factores. En primer lugar, la actitud de las personas que toleraron la infracción de las normas y que, según el presidente del consejo, “ha sido el factor más difícil de aceptar” por la empresa. En segundo lugar, el fracaso individual en una de las áreas de la empresa y, por último, el fallo en algunos procesos debido a que estaban muy ajustados.

En cualquier caso, Poetsch ha afirmado que nueve ejecutivos han sido suspendidos por su relación con el escándalo, uno más de los previstos inicialmente. Asimismo, se ha negado a responder sobre si habrá más destituciones.

La culpa es de unos pocos

Poetsch ha seguido la línea argumental que ha sostenido desde el principio Volkswagen, es decir, la responsabilidad del falseamiento en el nivel de emisiones se debe a un reducido grupo de personas. “Sobre la base de lo que hoy conocemos, era un grupo muy limitado que actuó de manera irresponsable“, ha declarado. Además, ha añadido que no existen indicios para asegurar que los miembros del consejo estuviesen involucrados en la trama.

Investigación interna y externa

El presidente del consejo directivo de Volkswagen ha asegurado que la investigación interna está siendo realizada por los “mejores expertos” de la compañía y concluirá pronto.

Sin embargo, las conclusiones de la auditoría que está llevando a cabo la empresa estadounidense Jones Day, completamente ajena a Volkswagen, no se esperan hasta abril del próximo año. Esta demora en los resultados se debe, principalmente, a la cantidad de información a analizar. Hasta ahora, se han recogido 102 terabytes de información, lo que, según Volkswagen, es el equivalente a 50 millones de libros.

De cara al futuro, Poetsch ha asegurado que la compañía mejorará el proceso de revisión y supervisión del software que controla el motor para, de esta manera, evitar posibles manipulaciones.

Nueva estructura

El nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Müller, aseguró que la crisis era una oportunidad para que Volkswagen introdujera los cambios estructurales necesarios a largo plazo. De hecho, la junta ejecutiva del grupo ha incorporado a seis nuevos miembros, y la alta dirección, de siete de las 12 compañías del grupo, se ha modificado.

Los nuevos planes incluyen una nueva estructura que dará más poder a sus divisiones y marcas regionales.  Según ha informado la marca, los detalles se redactarán en el primer trimestre del próximo año y se harán efectivos a principios de 2017.

En los últimos tiempos, se había especulado con la posibilidad de que Volkswagen soltará lastre y se deshiciera de compañías como Bugatti o Ducati. Sin embargo, Müller  ha asegurado que “no hay razón alguna para deshacerse de estos activos”. “No vamos a permitir que la crisis nos paralice. Aunque la situación actual es grave, esta empresa no se romperá por ella”, añadió el CEO de Volkswagen.

¿Cuándo comenzarán las revisiones en España?

Volkswagen empezará a llamar en marzo de 2016 a los clientes en España afectados por el caso de las alteraciones de las emisiones de los vehículos con el objeto de realizar los ajustes necesarios, según fuentes del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Industria ha explicado que el directivo de Volkswagen Francisco Javier García Sanz, a quien la compañía ha encargado la gestión del caso de las emisiones, ha contactado en diversas ocasiones con el ministro José Manuel Soria para informarle de la situación.

Además, técnicos del grupo Volkswagen se reúnen periódicamente con equipos técnicos del Ministerio para informarles de las actuaciones que se están llevando a cabo.

En todo caso, las actuaciones de Volkswagen y las modificaciones que deben realizarse en los modelos afectados están siendo presentadas en primer lugar a la autoridad de homologación alemana (KBA) y, posteriormente, a las autoridades de homologación del resto de Estados miembros. En el caso de España, se presentan ante Industria.

La última de estas reuniones técnicas, celebrada el jueves pasado, ha recordado que existen tres motorizaciones afectadas, que son los vehículos diésel que montan el motor EA189 en las cilindradas de 1.2, 1.6 y 2.0 litros.

“Para todas ellas el grupo Volkswagen tiene estudiadas medidas que solucionarán el problema detectado, estando actualmente en pruebas iniciales las soluciones planteadas y siendo necesario todavía más tiempo para desarrollar y verificar las soluciones”, han explicado, antes de citar el próximo mes de marzo como la fecha previsible para el inicio de las llamadas a revisión.

Facua recomienda no acudir a la revisión

FACUA-Consumidores en Acción ha recomendado a los afectados que no acudan a la revisión de su vehículo cuando la compañía contacte con ellos, entre otros motivos, porque ni el Gobierno alemán ni el español (en el caso de los automóviles Seat afectados, homologados en España) han anunciado que autorizan los distintos tipos de revisiones que pretende realizar la multinacional.

Volkswagen ha comenzado a contactar con los dueños de los vehículos diésel afectados. En su comunicación, la empresa les avisa de que próximamente podrán llevar sus coches a los servicios oficiales, donde podrán someterlos a una “actualización de software” para que las emisiones de NOx estén por debajo de los máximos permitidos por la ley.

Sin embargo, Facua asegura que en dicha comunicación la empresa no aclara si los cambios que pretende realizar en los motores afectados afectarán a las prestaciones, tales como la potencia del motor o el consumo de combustible. Por ello, desde la asociación recomiendan no acudir a la revisión.

Mientras la empresa no confirme el proceso técnico específico, es imposible conocer si la llamada a revisión que la empresa haga implicará el mantenimiento de las condiciones de fábrica del coche, advierte la asociación.

A su vez, Facua desaconseja a los afectados llevar el vehículo a ningún mecánico, ni para realizar un peritaje al coche en relación al software que manipula las emisiones ni para hacerle ninguna modificación relacionada con esta cuestión.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche