Cómo cuidar la capota de lona

Cómo cuidar la capota de lona

¿Guardar la capota tras lavarla y esperar a que se seque dentro del coche? ¡Jamás! Si tienes un cabrio y quieres que el mecanismo del techo de lona se conserve en perfecto estado, no te pierdas los consejos que te damos en este vídeo.

¿Tienes un cabrio con capota de lona? Posee un aire clásico muy auténtico y a los más puristas les encanta, pero un techo de lona exige ciertos cuidados que debes tener claros si quieres evitarte problemas. En este vídeo te enseñamos cómo proporcionar a la capota los “mimos” que necesita… Incluso durante el invierno, ya que este elemento también debe “desperezarse” durante los meses en los que el sol no calienta con la misma intensidad, con el fin de “mantenerse en forma”.

El primer cuidado que debemos tener en cuenta a la hora de tener un cabrio es usar la capota, es decir, abrirla de manera habitual. Nunca se debe dejar el coche más de 2 o 3 días con la capota quitada y no es conveniente pasar todo el invierno sin descapotarlo. Estos cuidados mantendrán la lona elástica y el mecanismo en buen estado.

Aplicar algo de grasa en las rótulas del varillaje siempre será algo beneficioso para el sistema de la capota. A la hora de lavar el coche, olvídate de los túneles de lavado, puesto que, si lo hacemos de esta manera en repetidas ocasiones, la estructura de la capota puede ceder ante la fuerza de los rodillos y, por tanto, acabará deformándose.

La mejor manera de mantener el techo de lona reluciente es haciéndolo a mano, con un jabón neutro y una esponja. Una vez lavada, la capota nunca se debe secar plegada, ya que se humedece demasiado y podemos estropearla. Por lo tanto, lo mejor es que se seque al aire.

Así se mantiene un techo de lona

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba