Cómo conducir con niebla: atento a tu visibilidad

Cómo conducir con niebla: atento a tu visibilidad

¿Sábes cómo conducir si la niebla se te "echa encima"? Aquí tienes una serie de consejos para evitarte problemas cuando este fenómeno meteorológico aparece.

La niebla es un fenómeno meteorológico  formado por partículas de agua muy pequeñas en suspensión, que provocan una especie de “nube en la tierra” y entorpecen la visibilidad. Saber manejar las luces y conducir con precaución son los principales consejos que hay que seguir para no sufrir percances. Quizás ya supieras eso, pero… ¿sabes cómo hacerte visible y saber ver a los otros vehículos -y peatones- que circulan por la vía? Sigue leyendo, que te contamos unos cuantos trucos infalibles .

Te ayudará: Cómo conducir con poca visibilidad

Las luces de niebla , como el resto de los faros del coche, sirven tanto para ver como para ser visto. Las delanteras suelen colocarse lo más cerca del suelo posible, con objeto de atravesar la niebla por su parte más baja. Las posteriores sólo son de utilidad para avisar de nuestra presencia a los vehículos que nos siguen. Recuerda que sólo deben conectarse en caso de muy baja visibilidad -por niebla, lluvia o nieve– y que hay que apagarlas en cuanto se recuperen las condiciones normales de visión, en caso contrario molestarás al resto de los conductores y te arriesgarás a ser denunciado.

Trucos que te ayudarán a conducir con niebla

Cómo concducir con niebla.
Las luces largas pueden causar un “efecto espejo” y deslumbrarte; circula con las cortas.
Ampliar

Para viajar con más seguridad y estar preparado para conducir con niebla te dejamos estos sencillos consejos:

  • Antes de salir, limpia las ventanillas, la luneta trasera y el parabrisas, y asegúrate de que todas las luces funcionan correctamente.
  • Ajusta la altura de los faros y límpialos.
  • Si la niebla es intensa, avisa de la situación en el lugar de destino y advierte sobre un posible retraso, evita viajar con prisa.
  • Circula con las luces de cruce. Las de niebla, delanteras y traseras, sólo cuando la visibilidad sea inferior a 100 metros. Cuando se restaure la visibilidad, apaga inmediatamente los antiniebla.
  • No actives las luces largas; la niebla densa, al producir un efecto espejo, te podría deslumbrar.
  • Utiliza el limpiaparabrisas de manera intermitente para eliminar la humedad que provoca la niebla sobre el cristal.
  • Si se forma vaho en el interior del vehículo, elimínalo dirigiendo la ventilación hacia los cristales. Si no fuera suficiente, abre ligeramente las ventanillas.
  • Mantén una velocidad moderada y una amplia distancia de seguridad con el vehículo precedente. Calcula que si tuvieras que frenar o hacer una maniobra de emergencia deberías hacerlo dentro de la distancia en la que se puede ver con claridad. Si por ejemplo la visibilidad es de 50 metros, circula a 50 km/manteniendo una distancia de 50 metros con el vehículo que te precede.
  • En autopista o autovía circula siempre por el carril derecho y evita adelantar.
  • Si la niebla es muy densa, toma como referencia la línea continua blanca de la derecha de la calzada.
  • No te confíes en seguir la trazada del vehículo que te precede, si se equivoca o se distrae podrías impactar contra él.
  • Utiliza el freno de manera suave para evitar que las ruedas se bloqueen. Si lo haces antes de lo habitual y de manera intermitente, será una manera de avisar de tu presencia al vehículo que va detrás.
  • Intenta conducir en silencio, sin el equipo de audio activado. El oído te puede servir para escuchar la presencia de algún vehículo. En los cruces, por ejemplo, baja las ventanillas e intenta afinar el oído.
  • Ante una situación de nula visibilidad, busca un lugar seguro donde parar hasta que desaparezca la niebla.
  • Si tuvieras cualquier incidencia y no encontrases un lugar protegido donde parar, hazlo lo más cerca posible del arcén derecho y enciende los intermitentes de emergencia.
  • Si necesitas abandonar el vehículo, mantén activados los intermitentes de emergencia, avisa por teléfono y ponte ropa de abrigo con material reflectante.

 

¡No te pierdas el especial cómo conducir en invierno!

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Lola alvarez santana 3 febrero, 2012

Al webmaster y a la direccion;

Hola:

Es posible poner videos para el tema “como conducir con niebla” y todo lo relacionado con ello? Lo daría aun mas valor.

Gracias y suerte,

Rubén Fidalgo 9 enero, 2013

Una situación muy peligrosa que es la que suele generar el accidente en cadena es que el coche que sigue al primero, considera que éste va muy despacio y decide adelantar. Mientras iba detrás, iba guiado por sus luces (algo que jamás debemos hacer, pero somos como las polillas… luz que veo luz que quiero), pero en cuanto lo adelanta y sólo ve una cortina blanca delante de él pega un frenazo, y el que acaba de ser adelantado, como no se espera semejante estupidez, empieza el golpe en cadena. La velocidad que deberíamos llevar con niebla es, como máximo, aquella en la que podamos detenernos en los metros que tengamos de visibillidad. Y recuerda, que un coche accidentado, muchas veces no puede encender ninguna luz o las ha roto. Me refiero a metros de visibilidad total, no que a 50m veas una luz roja trasera de niebla. Sucede lo mismo que en este otro reportaje: https://www.autocasion.com/

leyda 20 abril, 2013

muy bien

Carlos Luján 1 diciembre, 2017

Una sugerencia en niebla densa que, aún pareciendo estúpida, resulta útil. Con niebla densa, si tenemos un navegador, poned la dirección de destino aunque sea a nuestra propia casa y hagamos ese recorrido todos los días. En una ocasión, llegando a Vitoria nos dirigíamos a casa de mi cuñada. El camino lo conocemos al dedillo y no me hacía falta tener puesto el destino en el navegador para que me guiara.
Pero con niebla densa no se ven ni los carteles de salidas de autovía, ni se sabe bien dónde está uno, la desorientación es total.
Se me ocurrió marcar el destino en el navegador y pocos metros después me indicó: “tome la próxima salida”. Efectivamente era ahí, pero no se distinguía nada.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba