Cómo comprar un coche híbrido de ocasión

Cómo comprar un coche híbrido de ocasión

10 octubre, 2012

En estos tiempos de carestía de combustible y de efectivo, no son pocos los que, a la hora de cambiar de coche, quieren ir un paso más allá del económico propulsor diésel y buscan en el mercado de segunda mano un híbrido a buen precio. Si te reconoces en estas líneas, te explicamos cómo conseguirlo…

Empezando por el principio, nos hemos de plantear la idoneidad de un coche de alimentación mixta en cada caso concreto. Aunque la tecnología ha avanzado una barbaridad en este tipo de automóviles, sus consumos reales mejoran por muy poco los de los propulsores turbodiésel equivalentes y su mayor precio de adquisición puede echar a perder esa ventaja. Otra cosa son las emisiones, indudablemente mucho más favorables en el vehículo híbrido… aunque durante su fabricación se haya contaminado el doble que al producir un automóvil de mecánica convencional (sí, amigos, el ion-litio de las baterías no crece precisamente en los árboles…).

Con todo, es una mecánica en continua mejora y crecimiento. De aquí a cinco años, rara será la marca que no contemple al menos un vehículo híbrido dentro de su gama. Su ámbito de utilización es mucho mayor que el de los coches eléctricos puros y su conducción, mucho más ecológica que la de los mil millones de diésel que pueblan hoy en día nuestras carreteras.

Y en el mercado de ocasión, ¿qué nos vamos a encontrar? Obviamente, aunque cada vez la oferta está más nutrida, la base sobre la que se sustenta son los híbridos de primera generación, léase Toyota Prius y algún Honda Civic IMA despistado.

Estos coches cuentan con su motor de explosión convencional (un cuatro cilindros y menos de dos litros de cubicaje) al que se une uno eléctrico, capaz de asistirlo en determinadas circunstancias o incluso sustituirlo a baja velocidad. Siempre actuando sobre el mismo par de ruedas motrices, transmitiendo su fuerza a través de un variador continuo (eso es, como en una Vespino) y acumulando carga en sus baterías en frenadas y retenciones.

Esto, que puede sonar complicado, es todo lo contrario. Realmente, los primeros híbridos eran coches de tal sencillez mecánica que les valió una fama merecida de vehículos fiables: el motor de combustión es un atmosférico de baja compresión y sin misterio, la caja de cambios… casi ni es una caja de cambios y el sistema eléctrico no es más que unas baterías asociadas al motor de una “Minipimer” con cables de alta tensión. A más sencillo, más garantía, sin duda: conozco casos de Prius con más de 100.000 km sin una sola avería. El nivel de satisfacción de sus clientes es tan elevado que su índice de repetición de marca y modelo es mucho más alta que la media.

Otra cosa son los modelos más recientes, los cuales, además del sistema híbrido mencionado, suman todo lujo de avances en pos de reducir aún más el consumo y emisiones. Así, los hay con propulsores de gasóleo, con turbocompresor e inyección directa common-rail, con el abominable Start & Stop, con la potencia eléctrica asociada a las ruedas traseras, diversos modos de funcionamiento… y, en definitiva, toda una serie de dispositivos con piezas móviles mucho más susceptibles de romperse. Es como se entiende el progreso hoy en día, ¿no? Mejorarlo todo para hacernos la vida un poco más complicada.

¿Qué debo mirar al comprar un híbrido de segunda mano?

En primer lugar, que tenga hecho el mantenimiento riguroso que recomienda la marca… Y ya está. Básicamente, no tenemos que ir mucho más allá de lo que haríamos con un vehículo de mecánica convencional.

Un híbrido en buen estado aparente y bien mantenido no debe despertar mayor suspicacia que otro coche “normal”. Con ello no quiero decir que sean “lo mejor de lo mejor”,  pero no nos debemos acercar a ellos con más prejuicios que a cualquier otro vehículo. Al menos, insisto, respecto a los de mecánica más sencillita. Con los siguientes, el tiempo lo dirá, pero no les auguro tanto éxito como a los de primera generación.

Trucos para comprar un coche de segunda mano

Tan sólo conviene mantener fría la mente y no dejarse llevar por lo “ecoguay” del asunto. Como es una mecánica de moda, la cotización de estos coches en el mercado de segunda mano es bastante elevada, por lo que siempre convendrá echar números para ver si compensa o aún resulta interesante apostar por la tecnología de la “vieja escuela”. Aunque, como me decía un amigo internauta, “puede que sea más caro, pero lo que pierdo en el precio me lo ahorro en averías”. Bueno, si vamos por ahí… ¡Está claro que compensa comprar un Porsche 911! Es uno de los coches más fiables de los últimos 30 años…

En serio, lo suyo es que compremos lo que compremos, no se rompa. Y los híbridos, al parecer, están dando muy buen resultado; si te apetece uno, pierde cuidado, no te habrás de preocupar más de lo normal.

¡Descubre la web de Curro San Miguel y hazte con sus libros!

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Roberto 11 octubre, 2012

Creo que los híbridos son demasiado caros para el ahorro que se supone que consiguen. Con un diésel, conduciendo de forma eficiente, logramos los mismos consumos. ¿Menos emisiones? Si, pero es algo que solo nos importa por temas de impuestos…

Rubén Fidalgo 11 octubre, 2012

Muy importante lo que comentas sobre conducir de forma eficiente. El conductor es el responsable del 30% del consumo de su coche. Además, deberíamos tener en cuenta que el coche que menos contamina es el que está en el garaje. Racionalizar su uso es prioritario.

Rubén Fidalgo 12 octubre, 2012

Personalmente, un híbrido usado no me parece una buena opción. Sus baterías tienen una vida útil concreta. Más o menos a los 7 años, su capacidad se ha reducido al 50% y su sustitución es cara. Al reducir su capacidad, su autonomía en modo eléctrico (que en condiciones ideales suele ser de unos 3 o 4 km) se reduce tanto que casi funcionan permanentemente con el motor de combustión…

Edgar Reyes 7 noviembre, 2017

Y que tal la idea, de comprar un usado que lleva dos años de que le sustituyeron las baterias del sistema hibrido, esto aun dentro de garantia.

Rubén Fidalgo 7 noviembre, 2017

Si las baterías son nuevas y tienes documentos que lo acrediten es un problema que te puedes olvidar de él, así que mejor.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba