Comienza la gran reforma de seguridad vial

Comienza la gran reforma de seguridad vial

Tal y como prometió la DGT tras el repunte de siniestralidad registrado en 2016, el nuevo Plan Estratégico de Seguridad Vial comienza su reforma con el objetivo prioritario de mejorar la movilidad y la seguridad de los conductores españoles en sus trayectos por carretera.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha presidido hoy, junto al director general de Tráfico, Gregorio Serrano, y otras autoridades, el Pleno del Consejo Superior de Tráfico, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible que se ha celebrado en la sede de la DGT.

Esta asamblea es el órgano de consulta y participación que tiene como objetivos impulsar y mejorar el tráfico, la seguridad vial y la movilidad sostenible y promover el acuerdo entre las distintas Administraciones Públicas y entidades que desarrollan actividades en dichos ámbitos. Es la primera que se lleva a cabo durante esta legislatura y, tal y como prometió Serrano, su fin primordial es encontrar soluciones y medidas que reduzcan el repunte de siniestralidad registrado a finales de 2016.

En el transcurso de la reunión, el ministro ha dado a conocer las novedades propuestas por la DGT que se incluirán en la Estrategia de Seguridad Vial 2011 – 2020. “La revisión que se ha realizado ha sido profunda y puede servir para configurar los pilares sobre los que se asiente la futura estrategia 2021-2030”, ha destacado Zoido.

La propuesta presentada, según el ente administrativo, cuenta con 19 áreas temáticas que se desarrollarán en 39 objetivos estratégicos y en 154 acciones, 88 de ellas procedentes de la Estrategia original, 50 nuevas y 16 pendientes de valoración.

Objetivos y temas clave de la Estrategia

  • Niños:
    • Mejorar la utilización eficiente de los sistemas de retención infantil.
    • Proporcionar entornos y trayectos escolares seguros.
  • Jóvenes y noveles:
    • Mejorar la capacitación y las actitudes en los conductores noveles.
    • Reducir actitudes de riesgo en adolescentes y jóvenes.
  • Mayores:
    • Incrementar la detección de problemas en conductores mayores desde el ámbito de la vigilancia policial.
    • Mejorar la adaptación del mayor a las circunstancias psicofísicas asociadas a la edad con el fin de conseguir una movilidad más segura.
    • Proporcionar espacios seguros de movilidad.
  • Peatones:
    • Promover la adquisición de hábitos de desplazamientos de manera activa y de espacios seguros de movilidad.
  • Ciclistas:
    • Impulsar y promover la movilidad en bicicleta, conforme el Plan Estratégico de la Bicicleta.
    • Mejorar la capacitación y actitudes de los ciclistas y el resto de usuarios respecto de los ciclistas.
  • Motoristas:
    • Incrementar la seguridad para los motoristas.
    • Mejorar la capacitación y actitudes de los motoristas modulando su exposición.
  • Reincidentes:
    • Desarrollar programas formativos y/o sensibilizadores para conductores infractores.
    • Implementar programas de rehabilitación para reobtención del permiso e intervenciones terapéutico-educativas.
  • Víctimas:
    • Asistencia a las necesidades de las víctimas.
    • Estimación del impacto de los accidentes de tráfico sobre las víctimas.
    • Mejorar la actuación post-accidente.
  • Carretera convencional:
    • Conseguir comportamientos más seguros en las carreteras convencionales.
    • Mejorar el diseño de las carreteras convencionales.
  • Empresa y transporte profesional:
    • Conseguir comportamientos más seguros de los conductores profesionales.
    • Incorporar la seguridad vial a la seguridad laboral.
    • Promoción de intervenciones en vehículos ligeros utilizados para transporte profesional.

Con ello, se establecerán ocho grupos de trabajo encargados, según la proposición, de reincidentes y enfermedades limitativas de la conducción (alcohol y drogas); vehículos: conducción autónoma, seguridad de/en vehículos y nueva movilidad motorizada; nueva movilidad activa (ciudad y restricciones medioambientales); normas de circulación; permiso por puntos: infracciones y cursos (nuevas propuestas para mejorar efectividad); velocidad; educación vial a lo largo de la vida; y formación de conductores.

Por último, para alcanzar los indicadores de accidentalidad del Plan Estratégico de Seguridad Vial previstos para 2020 será imprescindible mejorar la colaboración de la DGT con entidades locales existente actualmente.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba