El cojín inteligente de Isidre Esteve: del Dakar al mercado

El cojín inteligente de Isidre Esteve: del Dakar al mercado

Isidre Esteve lanza al mercado su cojín inteligente para que muchas más personas como él puedan estar sentados durante horas sin sufrir ninguna dolencia física.

Isidre Esteve saltó a la fama en nuestro país por ser un asiduo al rally más duro del mundo, el Dakar. Llegó a surcar las dunas africanas en moto durante nueve ediciones. En dos de ellas (2001 y 2005) consiguió un cuarto puesto y en 2006 mantuvo una competidísima pugna con Marc Coma por el liderato. Ambos sacaban más de 20 minutos al tercer clasificado, pero una caída acabó con las opciones de Esteve. Para entonces ya no tenía que demostrar nada a nadie, su palmarés contenía hasta dos campeonatos de España de Enduro (1992 y 1999), un subcampeonato de Europa (1993) y otro, en ese mismo año, del mundo.

Carlos Sainz y su segundo Dakar: oda a la jubilación

Sin embargo, a finales del nuevo milenio, cuando alternaba el Dakar con certámenes nacionales, un accidente le cambió la vida. Esteve cayó de su KTM el 24 de marzo del 2017 mientras disputaba la Baja Almanzora en Almería, prueba puntuable para el Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno, fracturándose las vértebras T7 y T8 y sufriendo una paraplejia. Tardó poco en demostrar a todos su espíritu de superación y también en dejar desconcertados a aquellos que pensaban que no volvería a competir.

De los ojos de Sofía Loren al Peugeot 205, recuerdo a Gérard Welter

La vuelta de Esteve a las carreras

Un acuerdo con SsangYong el año siguiente le habría las puertas para volver a su preciado Dakar en 2009 (el primero que se celebraba en Sudamérica), esta vez en coche y con una unidad especialmente adaptada del Kyron. Tal y como él mismo ha contado en numerosas ocasiones, la dureza de ese Dakar le obligó a pasar hasta 20 horas diarias sentado en el baquet durante varias etapas. A causa de ello padeció dos úlceras por presión en los isquiones de las que tardó año y medio en recuperarse. Unas heridas que le obligaron a estar 18 meses tumbado en una cama… pero no postrado, las fuerzas las conservaba. Lo demostró poco después volviendo a las carreras.

En 2013 y 2014 consiguió el Campeonato de España de Rallyes TT en la categoría de Buggies, añadiendo a esa última temporada el subcampeonato absoluto. Su vuelta al Dakar sólo era cuestión de tiempo. En concreto, se hizo factible el año pasado y hace apenas tres meses volvió de correr la que fue su tercera participación en coches a bordo de un BMW del equipo Repsol.

Cojín inteligente de Isidre Esteve.
Esquema de funcionamiento del cojín inteligente que usa Isidre Esteve.
Ampliar

El punto de inflexión para su vuelta tras las llagas por decúbito sufridas en 2009 fue conocer a Josep María Lloreda, presidente de KH Lloreda (el creador de KH-7, patrocinador actual de Esteve.) Él se comprometió a proporcionarle ayuda para crear un cojín inteligente que permitiera al piloto ilerdense volver a correr con un coche sin ningún contratiempo de ese calibre. Y lo lograron.

¿Cómo funciona el cojín inteligente de Esteve?

Tras varias evoluciones, este cojín posibilita que hoy en día Esteve continúe con su pasión sin que los límites de su lesión le hayan ganado. Por eso ahora, y para ayudar a quienes lo necesitan, ha lanzado al mercado el Nubolo, una versión comercial de su cojín que todo el mundo en sus mismas condiciones puede adquirir. Estará disponible en tres variantes distintas y su utilización podría suponer un ahorro para la sanidad pública de entre 55.000 y 120.000 euros por cada tratamiento. Además, el Nubolo no sólo está enfocado a las personas parapléjicas que aman estar frente a un volante, sino que también es completamente utilizable por los que padecen paraplejia en cualquier otra situación. Esto les permite permanecer sentados durante muchas más horas sin riesgo de sufrir esas úlceras por presión.

El funcionamiento se desempeña mediante un mecanismo de inflado y desinflado automático que hace variar las presiones según la zona. De este modo, el cojín garantiza la relajación y el buen estado de la piel. El Nubolo está dotado de ocho partes o zonas programables por una centralita que alimenta eléctricamente al sistema motriz. Por medio de la centralita se regula el caudal de aire de la bomba para mantener el rango de presiones y que el aire que circule por el cojín sea siempre el óptimo.

Fotografías: Repsol, Red Bull y Fundación Isidre Esteve

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba