Noticia

¿Pueden ser los coches eléctricos la próxima gran burbuja económica?

2 fotos

Ampliar

21 de febrero, 2021

El coche eléctrico parece que es el futuro, aunque un estudio sostiene que puede suponer la próxima gran burbuja económica de la historia.

¿Son los coches eléctricos la próxima gran burbuja económica? Por lo que está pasando en la actualidad, con todas las marcas automovilísticas apostando por esta tecnología como la determinante en el mundo de la automoción, no parece que vaya a ser así. Aunque nunca se sabe.

Un reciente informe liderado por Harvard International Review recuerda la burbuja de las puntocom de finales de los 90 y apunta que supuso una dura lección de especulación desenfrenada y expectativas irreales. Y esa lección podría repetirse en los próximos años.

Muchas expectativas… ¿se cumplirán?

Nikola demanda a Tesla por plagio

Todo el mundo en la actualidad concibe el vehículo eléctrico como la evolución necesaria y obligada para luchar contra el cambio climático y todos los segmentos involucrados están trabajando activamente por su desarrollo, ya sea con la fabricación de modelos cien por cien eléctricos, con la creación de infraestructuras y con los inversores apostando claramente como un valor de futuro.

Puede que te interese: El problema de reciclaje y contaminación de las baterías de los coches eléctricos

No obstante, la preocupación de que se haya formado una burbuja está ahí. El autor del estudio señala que, al igual que las empresas puntocom sobreinfladas que no pudieron cumplir sus promesas, los analistas ven el mismo tipo de sobreinflación de las acciones de las empresas emergentes o start up de vehículos eléctricos que aún no han demostrado nada.

Como ejemplos, tenemos la empresa de camiones eléctricos Nikola y el fabricante de camiones diésel-eléctricos Hyliion, que han sufrido grandes pérdidas en su valor en los últimos tiempos.

 El Gobierno confirma un nuevo Plan Moves para 2021

Aunque es difícil determinar con exactitud por qué las acciones de las empresas de vehículos eléctricos están acaparando tanta atención, el autor señala dos posibles explicaciones: en primer lugar, la accesibilidad de la microinversión gracias a aplicaciones como Robinhood, y, en segundo lugar, el dinero que se ha inyectado en la economía en forma de estímulos y subsidios gubernamentales.

Para calmar el miedo, los gobiernos ya se están encargando de que todas esas expectativas se vayan cumpliendo y la llegada e implementación del coche eléctrico sea real.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jose luis

    yo cuando llegue la ocasión no se si estaré vivo o fallecido pero tengo una cosa claro, ire en taxi, autobus o tren, no me cazarán y así seré mucho más ecológico, claro que será un esperpento y después del coche a pilar sacarán otra cosa pero en ven de a 10 años vista será a 20 años vista, es lo que hay, conmigo que no cuenten, de no ser gente que trabaje todo los días y lo utilice, no le saldrá a cuenta porque la baterias creo que andarán por los 12.000 euritos a parte que en el invierno y si no se utiliza mucho las baterias se descargan, y cada 2 años a cambiar de bateria porque cada año la autonomía de kilómetros bajará como en los móviles, en fin una ruina total.

    • oyecompay

      Es la eterna trampa del consumo, siempre cambiando lo que hay por nuevas promesas

  • oyecompay

    Dejando aparte la cuestión crucial de la autonomía, lo único que hace el vehículo eléctrico es trasladar la contaminación de un sitio a otro. ¿Por qué? Pues porque, hasta que no seamos capaces de generar electricidad únicamente a partir de fuentes renovables y no contaminantes, de algún modo y en algún lugar habrá que producir la electricidad para los vehículos eléctricos, a lo que hay que añadir los medios de transporte de esa electricidad (más líneas eléctricas) desde el origen hasta el punto de consumo, así como la acumulación de baterías de deshecho y los conflictos geoestratégicos por la obtención de las materias primas necesarias. En otras palabras, ciudades más limpias al precio de un medioambiente más contaminado y de conflictos internacionales, como el caso que ya se da en Bolivia.
    Las pilas de combustible a base de hidrógeno serán algún día la solución a la producción de energía eléctrica realmente limpia y de proximidad, pero hoy por hoy, es más la energía que se necesita para obtener hidrógeno que la que éste nos puede devolver, así que… ¡paciencia!

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche