Noticia

Coches eléctricos alimentados por el mar: ya sucede en Escocia

Ampliar

31 de marzo, 2021

En una isla de Escocia ya se pueden recargar los coches eléctricos con la energía proveniente de las mareas.

Los coches eléctricos de las islas escocesas de Shetland han logrado utilizar energía proveniente de las mareas para recargarse, una nueva opción renovable para los conductores de estas islas continentales.

Todo gracias a una instalación situada en Yell, que forma parte de Shetland, un archipiélago de unas 100 islas. El punto de recarga obtiene su electricidad de la red mareomotriz de Nova Innovation, una instalación de cuatro turbinas en Bluemull Sound, un estrecho entre Yell y otra isla llamada Unst.

Se trata de una energía «previsible»

Un coche eléctrico recargándose en "Electric Avenue" Nova Innovation ha descrito el proyecto como «el primer punto de carga de vehículos eléctricos… en el que los conductores pueden «repostar» directamente de una fuente de energía mareomotriz». También se ha instalado un sistema de almacenamiento de baterías para garantizar un suministro constante a los vehículos.

Puede que te interese: Cómo se mide el consumo en un coche eléctrico

«Ahora tenemos la realidad de los automóviles propulsados ​​por las mareas, lo que demuestra los enormes pasos que estamos dando para abordar la emergencia climática y lograr el cero neto trabajando en armonía con nuestro entorno natural«, ha indicado Simon Forrest, director ejecutivo de Nova Innovation.

El gobierno escocés es uno de los muchos que, en todo el mundo, quieren abandonar los vehículos con motor de combustión interna. Su fecha límite para decir adiós a coches y furgonetas de gasolina y diésel es el año 2030.

«Es estupendo ver que la tecnología mareomotriz se utiliza para ayudar a descarbonizar parte del sector del transporte en las islas», ha explicado Fabrice Leveque, responsable de política de la ONG medioambiental WWF Escocia.

Aunque el potencial de la energía marina suscita entusiasmo, su presencia actual sigue siendo reducida. Las cifras recientes de Ocean Energy Europe (OEE) muestran que el año pasado sólo se añadieron 260 kilovatios (kW) de capacidad mareomotriz en Europa, mientras que sólo se instalaron 200 kW de energía de las olas. En cambio, en 2020 se instalaron 14,7 gigavatios de energía eólica en Europa, según el organismo del sector WindEurope.

Aunque la energía mareomotriz tiene un largo camino que recorrer para alcanzar a otras fuentes renovables como la eólica y la solar, tiene una ventaja potencial: la previsibilidad. El hecho de que la generación de energía mareomotriz esté influenciada por «los conocidos ciclos de la luna, el sol y la tierra» en lugar de por el clima significa que «es predecible con cientos de años de antelación».

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche