Noticia

Un informe avisa: los coches autónomos solo reducirán un tercio de los accidentes

2 fotos

Ampliar

15 de junio, 2020

El coche autónomo no será la panacea de la seguridad vial. Un estudio reciente avisa: únicamente podría evitar uno de cada tres accidentes.

Una de las grandes ventajas que pronostica el coche autónomo es el descenso de la siniestralidad. En un futuro, la conducción automática ha de reducir, de manera importante, el número de accidentes porque, según estos teóricos, se elimina el error humano de la ecuación.

No obstante, un estudio del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS), una organización científica y educacional independiente sin ánimo de lucro que se dedica a la investigación sobre la seguridad vial en los Estados Unidos, señala que el coche autónomo únicamente podría evitar uno de cada tres accidentes.

Coches autónomos y accidentes de tráfico

Según esta organización, que ha basado su informe en datos de los Estados Unidos, aunque son extrapolables al resto del mundo, nueve de cada diez accidentes son originados por errores en la conducción y, aunque el coche autónomo podría detectar los peligros mejor que el ser humano, esto no siempre sería suficiente para evitar la colisión.

Puede que te interese: Asesinar o suicidar, ése es el dilema del coche autónomo

En el informe del IIHS, se sostiene que hacer que los coches autónomos eviten más accidentes depende, como no, de los humanos.  “Se suele pensar que el coche autónomo hará que los accidentes se conviertan algún día en una cosa del pasado, pero la realidad no es tan simple”, explica el informe. “Por su mayor percepción y porque no puede estar incapacitado, podría evitar un tercio de los accidentes. Pero para evitar los dos tercios restantes, sería necesario programarlos para priorizar la seguridad a costa de la velocidad y la utilidad».

Alexandra Mueller, investigadora y autora principal del informe explica que «conseguir que el coche autónomo conduzca mejor que una persona es un gran reto en sí mismo, pero los coches autónomos han de ser mejores que eso para cumplir con todas las promesas que hemos oído».

El invento que ha evitado casi medio millón de accidentes cumple 25 años

Para ver cuántos accidentes podrían haberse evitado si todos los coches en la carretera fueran autónomos, se tomó como referencia informes policiales de 5.000 accidentes de tráfico, que el IIHS categorizó de la siguiente manera:

  • Sensibilidad y percepción: Errores como una distracción del conductor, mala visibilidad o un fallo al reconocer un peligro a tiempo.
  • Predicción: Errores en los que el conductor juzga incorrectamente la situación de tráfico que se le plantea.
  • Decisión: Errores como circular a una velocidad inadecuada, conducir demasiado agresivo o dejar muy poca distancia con el vehículo de delante.
  • Ejecución: Errores al volante como una maniobra evasiva o una corrección mal hechas.
  • Incapacitación: Consumo de alcohol y drogas, problemas médicos o somnolencia al volante.

Así se entrena un coche autónomo sin pisar la carretera

Los investigadores concluyeron que, en ese caso, sólo se podrían eliminar los accidentes relacionados con la percepción (24% del total) y la incapacitación de los conductores (10%). Para reducir los accidentes relacionados con la predicción, la decisión y la ejecución, sería necesario que los coches autónomos fueran más lentos que los vehículos actuales para poder procesar todos los escenarios debidamente.

«Nuestro análisis demuestra que será crucial que los diseñadores prioricen la seguridad sobre las preferencias del conductor, en caso de que se quiera cumplir la promesa de que los coches autónomos son más seguros que los conductores humanos», concluye Mueller.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche