Noticia

Un coche de premio por la buena acción de un vigilante de seguridad

Ampliar

17 de enero, 2021

Hacer bien al prójimo tiene buenas consecuencias. Que se lo pregunten a un vigilante de seguridad que se llevará un coche por ello.

Hay historias que nos hacen recuperar la fe en el ser humano. No todo es egoísmo y acciones interesadas, como demuestra lo que sucedió hace unos días en Hawaii (Estados Unidos).

Chloe Marino, una joven madre, estaba haciendo la compra en una tienda de comestibles de Foodland en Kahului, Hawaii, con su hijo Cooper de 5 meses y, como tenía prisa, se dejó la cartera en el establecimiento, aunque ella pensaba que la había perdido.

Una buena acción con premio

Afortunadamente, uno de los vigilantes de seguridad de la tienda, Aina Townsend, vio la billetera en un carrito de compras y después de terminar su turno, pedaleó en una bicicleta cerca de 5 km (alrededor de una hora pues se la mayoría del trayecto era cuesta arriba) para dirigirse a la dirección de la mujer para devolverle la cartera.

«Sabes, yo también perdí una billetera antes y es la peor cosa del mundo», explicaba Townsend, de 22 años, a CNN. «Sólo estaba haciendo lo que sentía que era lo correcto».

Marino y su esposo, Gray, comentaron que se encontraban abrumados por el hecho de que el guardia de seguridad se esforzara tanto en ayudar a un extraño. «Me sorprendió al principio», señalaba la mujer. «Ni siquiera me di cuenta de que había perdido la cartera. Definitivamente se esforzó mucho por un completo desconocido, lo que resulta increíble«.

 Un youtuber quema su Mercedes de 200.000 euros frustrado por sus fallos

Su marido, Gray, compartió la historia con Facebook, bautizando a la buena acción como un «momento Aloha», conocido en Hawai como una acción que muestra amor. “Se montó en su bicicleta para devolverle la cartera (a su esposa)», escribió Gray en un post en Facebook. «Completamente llena de todo lo importante para ella, incluyendo el dinero en efectivo. Totalmente conmovedor».

La historia provocó grandes elogios hacia el vigilante de seguridad y uno de los amigos de la pareja, Greg Gaudet, organizó una recaudación de fondos para compensar a Townsend con un premio por su desinteresada acción: querían regalarle un coche.

«Hubo algunos momentos en mi vida en los que la gente hizo algunas cosas que causaron un gran impacto», recordaba Gaudet. «El chico se lo merece. Ha estado trabajando duro durante mucho tiempo. Es un buen tipo. Se merece un descanso».

Y es que Townsend lleva viajando en bicicleta en los últimos cinco años y tener un coche para él era “como ganar la Super Bowl.

«Significa mucho», dijo Townsend «No se trata sólo de tener un mejor transporte. Ahora puedo hacer más cosas para mi familia. Esa es lo más importante». Townsend dijo que agradece a la familia Marino por su amabilidad, aunque aún cree que no hizo nada del otro mundo, solo lo que creía que era correcto.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche