Noticia

Si tienes una nómina discreta, pide un coche de empresa

2 fotos

Ampliar

30 de enero, 2017

El CVO ha elaborado un estudio del que se deduce que más de la mitad de las empresas europeas considera el coche de incentivo como una recompensa.

Multitud de empresas optan en la actualidad por cheques restaurantes o seguros médicos en clínicas privadas como incentivos para sus empleados, que van más allá de la retribución común que reflejan sus contratos. Pues bien, el modelo de ganancia salarial moderado que impera en España desde que explotó la crisis económica, entre 2007 y 2008, parece estar contribuyendo a recuperar la figura del coche de empresa como una de las políticas principales en los departamentos de Recursos Humanos de las compañías europeas. Así lo refleja el último estudio del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), plataforma impulsada por Arval.

Tras analizar a unos 3.000 gestores de pymes y grandes compañías europeas de 12 países, el CVO pone de manifiesto que más de la mitad de las empresas europeas consideran los coches de incentivo como una recompensa. En Europa, un 59% de compañías así lo defienden, al igual que el  51% de las encuestadas en España.

Y es que tener un coche de empresa ejerce un papel motivacional en el trabajador, según el Observatorio de Vehículos de Empresa, que compensa -al menos en parte- el sueldo español, situado como uno de los más pobres de la zona euro (alrededor de un 18% más bajos que la media europea).

Los coches de empresa en la actualidad

Los coches de incentivo, considerados como una recompensa por los trabajadores europeos.

Tal y como dicen los datos del estudio, en estos últimos años la figura del coche de incentivo ha experimentado algunos cambios. Según apunta el director del CVO, Manuel Orejas, han existido dos factores clave en la evolución de este concepto empresarial: «La crisis primero -que hizo que no estuviera bien visto en época de recortes el uso de vehículos de alta gama- y las políticas de responsabilidad social corporativa después, han conseguido que la tendencia a rebajar la categorización de los vehículos haya llegado para quedarse».

La reducción de la categoría y la motorización de estos coches sumado al fomento de los vehículos de bajas emisiones para proyectar una imagen de empresa responsable deriva en unas previsiones para este 2017 de un 10% de crecimiento en las ventas de coche destinadas al renting, mientras que los modelos de alta gama se quedarán en un incremento del 4%.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche