Noticia

China quiere que el 50% de sus coches sean autónomos de nivel 2 y 3 para 2025

Ampliar

23 de noviembre, 2020

La apuesta de China por el coche autónomo es total: quiere que la mitad de sus ventas en 2025 sean de este tipo de vehículos.

El coche autónomo está en la mente de todos: industria, conductores  y gobiernos. Entre los reguladores de las naciones, pocos están confiando tanto en él como en China, que acaba de anunciar que pretende que los vehículos con tecnología de conducción autónoma  parcial representen el 50% de todas las ventas de automóviles nuevos para 2025, el doble de su objetivo anterior.

El país asiático está animando a sus empresas a que el nivel de desarrollo en este campo sea más avanzado, con el objetivo de ir por delante de los Estados Unidos.

Plan orquestado entre gobierno y fabricantes

Según un plan que se acaba de publicar, los nuevos vehículos con «nivel 2» o «nivel 3» de automatización deben representar el 70% de las ventas para el 2030. El nivel 2 ayuda al conductor con la dirección, aceleración y frenado, mientras que el nivel 3 supone que los vehículos se conducen por sí solos bajo ciertas condiciones, como en las autopistas.

En 2017, China pidió que los vehículos de nivel 2 y 3 representaran el 25% de las ventas de automóviles nuevos en el mercado automovilístico más grande del mundo para 2025. Alrededor del 10% de los vehículos nuevos vendidos en China durante la primera mitad de 2020 llevan un nivel 2 de automatización, según informan los medios de comunicación locales.

El nuevo plan también busca tener en el mercado para 2025 vehículos autónomos de nivel 4, que no requieren de la intervención humana excepto en casos de emergencia, y que representen el 20% de las ventas en 2030.

China promulgará políticas y legislación basadas en esta hoja de ruta, publicada por el Centro Nacional de Innovación de Vehículos Inteligentes y Conectados bajo la dirección del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información.

El coronavirus impulsa la idea de los coches autónomos de reparto

De hecho, China está considerando la posibilidad de flexibilizar las normas en 2021 para permitir la conducción de vehículos autónomos en las carreteras públicas.

Pekín espera contar con el apoyo de las grandes empresas tecnológicas chinas,  como Baidu, Pony.ai, Alibaba Group Holding, Geely y Tencent Holdings, para hacer realidad esta visión.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche