Noticia

China prohibirá el “olor a nuevo” en los coches

Ampliar

17 de septiembre, 2020

China prohibirá que los coches nuevos tengan "olor a nuevo", una de las características que más molestan a los conductores del pais.

El olor a nuevo de un coche, ese olor mágico que la mayoría de los entusiastas de los coches adoran, tiene sus días contados en China.

Al parecer, la pituitaria de los asiáticos es bastante más sensible que la de los europeos o americanos. De hecho, uno de cada diez compradores de coches nuevos en la República Popular quería que este olor fuese eliminado de su coche.

Un olor que no gusta en China

Y a fe que lo han conseguido. En China obligarán a los fabricantes, nacionales y extranjeros, a eliminar el olor a nuevo de los materiales de los coches recién entregados al consumidor. Las marcas, así, deberán sustituir esa fragancia por una inodora.

Esta normativa entrará en vigor a partir de julio de 2021 y afectará a todos los vehículos de hasta ocho plazas.

Puede que te interese: Hyundai tiene un problema: uno de sus SUVs huele mal

El olor específico de los coches nuevos es causado por compuestos orgánicos provenientes del cuero, el plástico y el vinilo, así como por los productos químicos utilizados para fijar y sellar las piezas de los coches. El olor en realidad se produce cuando un coche está a altas temperaturas.

«El olor desagradable del interior sigue siendo el principal problema de la industria automovilística en China«, según Brent Gruber, director sénior de automoción global, en J.D. Power. «Para poner esto en contexto, acumula casi el doble de quejas que el segundo problema más frecuente, el consumo excesivo de combustible.»

Los olores en el coche: cómo son y cómo nos afectan

Pero no solo se trata de un capricho por parte de los conductores chinos. Los coches nuevos cuentan con una serie de partículas (acetaldehído, acroleína, benceno, etilbenceno, formaldehído, estireno, tolueno y xileno, entre otras) que están más presentes durante las primeras semanas tras estrenar automóvil.

Estas partículas pueden producir reacciones alérgicas más o menos graves, desde una irritación de los ojos hasta dificultad para respirar, náuseas y dolor de cabeza y que afectan más a los conductores chinos, por su sensibilidad, que al resto de automovilistas occidentales

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche