Noticia

China estornuda (con el coronavirus) y el mundo del automóvil se constipa

Ampliar

11 de febrero, 2020

La paralización de la producción de automóviles y componentes en China no solo afecta al país asiático, sino a todo la industria automovilística mundial.

China ha sido durante décadas una tierra de oportunidades para los fabricantes de automóviles estadounidenses, europeos y japoneses, pero ahora el brote de coronavirus amenaza con hacer que las ventas caigan, la producción se estanque y afectar de manera muy importante a la industria del motor a nivel mundial.

Fabricantes como Daimler, General Motors, Honda, Hyundai, Renault, Toyota o  Volkswagen son algunos de los que han invertido en China con más convicción, a través de alianzas con empresas locales y construyendo grandes plantas. Eso ha convertido al país asiático en el mayor fabricante de coches del planeta y también en el mercado más grande del mundo.

En este contexto, el efecto del coronavirus puede ser devastador. Las plantas de automóviles habían cerrado el mes pasado por las festividades del Año Nuevo chino y siguen cerradas. Al menos, hasta la próxima semana, aunque todo indica que el cierre puede extenderse durante más semanas.

Y no es el mejor momento, la industria ya estaba bajo una enorme presión: las ventas habían estado cayendo durante los últimos dos años debido a la pérdida de incentivos fiscales para los coches eléctricos y la desaceleración de la economía. Había esperanzas de recuperación de 2020, pero el coronavirus se ha encargado de disiparlas.

Puede que te interese: Todos los coches eléctricos que llegarán en 2020

Con plantas cerradas y consumidores encerrados en su casa para evitar el contagio, las expectativas son todo menos halagüeñas. «Asumimos que los consumidores tenderán a evitar la compra de automóviles en los concesionarios hasta que se reduzca el riesgo de contagio», señalan analistas de Standard & Poor’s Global Ratings en un informe recién publicado. La producción deberá ajustarse en torno a un 15% a causa de la falta de demanda.

El problema es que Wuhan, donde se ha originado la enfermedad, es también un importante centro productivo automovilístico. Wuhan y el resto de la provincia de Hubei representan el 9% de la producción total de automóviles chinos, según esta misma consultora.

Una parada que afecta a toda la industria

La CEO de GM, Mary Barra, afirmaba ante sus inversores que la empresa está trabajando con sus socios chinos y las autoridades sanitarias locales para asegurarse de que la cadena de suministro no se vea interrumpida.

Hunkt Canticie: la nueva copia china de un Range Rover

Daimler y Volkswagen esperan reanudar la producción de vehículos en China este semana, aunque ambas firmas agregaron que siguen supervisando la situación y ajustarán los planes según sea necesario.

Volkswagen está más expuesto a posibles daños. El alemán tiene 24 plantas que fabrican automóviles o piezas en China, lo que representa el 40% de su producción. Toyota, que fabrica el 15% de sus coches en China, está menos expuesto que su rival japonés Honda.

El segundo fabricante de automóviles más grande del mundo había estado esperando reiniciar la producción el 10 de febrero, pero se ha visto obligado a mantener cerradas sus 12 plantas conjuntas en China, cuatro de automóviles de fabricación y ocho de fabricación de piezas o componentes, al menos una semana más.

El Saab 9-3 resucita como coche eléctrico en China como NEVS

No obstante, todos están a expensas de la decisión del gobierno chino. Éste podría extender el cierre de fábricas para limitar el riesgo de contagio, afectando hasta la mitad de la producción de automóviles y componentes de China.

Y también en el resto del mundo. China acoge  plantas de producción a nivel mundial de empresas de componentes tan importantes como Bosch, Schaeffler, ZF Friedrichshafen, Faurecia y Valeo.

Además, China es también la base de fabricación mundial para motores eléctricos, transmisiones y otros componentes para automóviles eléctricos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche