Cerco a los ilegales

No han pisado una autoescuela, no tienen permiso de conducir, lo perdieron por alguna infracción grave o no lo han convalidado. Sin embargo, cada día se echan a la carretera, aunque a partir del 1 de mayo pueden terminar entre rejas. La DGT los tiene censados.

No han pisado una autoescuela, no tienen permiso de conducir, lo perdieron por alguna infracción grave o no lo han convalidado. Sin embargo, cada día se echan a la carretera, aunque a partir del 1 de mayo pueden terminar entre rejas. La DGT los tiene censados.



No tengo carné, pero, hombre, sube que te llevo, total, si vamos al pueblo de ahí al lado y, además, estoy harto de conducir »… «Pues sí, ya no me quedan puntos, pero yo voy a seguir conduciendo hasta ver lo que pasa»… Son frases, más bien bravuconadas, que se siguen oyendo en nuestro país.


En España son unas 30.000 las personas que no tienen permiso de conducción en regla, porque no lo obtuvieron nunca o porque pesa sobre ellas una sanción firme, que no se asustan ni acomplejan a la hora de sentarse al volante.


Con los distintos canjes firmados con los principales países de América Latina (incluso en los países donde más reticencias hubo, como Bolivia), Europa del Este y Marruecos, no se trata ya de inmigrantes que circulan con un permiso expedido en sus países de origen, aunque todavía circulan unos 6.000 con permiso no válido. Hace unos años el problema estaba centrado en este colectivo, como denunció en 2002 Automovilistas Europeos Asociados (AEA) cuando en 2002 cifró que el 40% de los conductores ilegales eran extranjeros.


Hoy el colectivo más numeroso lo forman aquellos que tienen el carné suspendido, que son 4 de cada 10 usuarios sin permiso. La situación debe cambiar a partir del próximo 1 de mayo, porque quienes conduzcan sin carné, con el documento suspendido o no convalidado o tras perder todos los puntos, pueden enfrentarse a una pena de hasta 6 meses de prisión o una multa y trabajos a favor de las víctimas. Y, como siempre, la compañía de seguros no se hará cargo de las indemnizaciones. Es para pensárselo más de dos veces antes de ponerse al volante sin tener el carné en vigor.


Pasaporte a la cárcel


La última reforma del Código Penal es rotunda y estrechará el cerco a los infractores, especialmente a aquellos que no se arredran ante el poder disuasorio de la retirada del carné. Desde el pasado 1 de diciembre, cometer algunas infracciones es un salvoconducto seguro hacia la cárcel, excepto conducir sin permiso, irregularidad que cuenta con una moratoria especial que acaba el 1 de mayo de 2008.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba