Carlos Sainz no variará la táctica del año pasado y confía en mejorar su posición

Sainz cuenta este año con la presencia en su equipo de su antiguo rival en el Mundial de Rallies, Ari Vatanen

Sainz cuenta este año con la presencia en su equipo de su antiguo rival en el Mundial de Rallies, Ari Vatanen

Lisboa, 4 ene (EFE).- Carlos Sainz no tiene previsto variar la táctica con la que el año pasado terminó undécimo del rally Dakar, pese a las críticas que ha recibido, y espera mejorar su clasificación final gracias a la experiencia acumulada en su primer contacto con el raid. “El año pasado la táctica fue la correcta. Los dos problemas que hubo no fueron culpa mía, fue el embrague y el motor, pero no fue culpa mía”, afirmó el piloto madrileño, quien negó que forzara demasiado el coche. Además de quedarse a las puertas del 'top ten', el piloto español fue el que más etapas se adjudicó, cuatro, dos de ellas en Europa, donde hizo valer su experiencia en el Mundial de rallys.


A quienes le acusan de que no conoce bien el espíritu del Dakar, Sainz les dijo que, pese a su corta experiencia, luchaba por los puestos de cabeza cuando sucedieron los dos problemas mecánicos y les avisa de que repetirá planteamiento. “La estrategia del año pasado iba bien hasta que pasó lo que pasó. Y este año espero que todo vaya igual y espero estar luchando para estar en los puestos de cabeza, no perder mucho tiempo, no atascarme en ningún lado, no perdernos, no chocar. Es lo que hace todo el mundo, no es algo novedoso”, afirmó. Aunque ya no es un debutante, Sainz reconoce que aun puede ganar experiencia y, sobre todo, kilómetros de pilotaje en las dunas africanas, su principal punto débil del año pasado. “Este año hay más desierto y eso me perjudica porque es el terreno en el que estoy menos acostumbrado a conducir. Pero si quieres ganar un Dakar tienes que aprender a ir por las dunas, forma parte de esta carrera”, indicó.


Los cambios introducidos en el recorrido a causa de la amenaza terrorista en Mali, con modificaciones en las etapas 10 y 11, no tendrán influencia en la clasificación final, según Sainz. La llegada de su ex rival en el mundial de rallys Ari Vatanen al equipo Volkswagen ha aportado “mucha experiencia, solidez y garantías de cara al resultado final”, según Sainz, que alabó al cuádruple vencedor del Dakar. Pese a la presencia del finlandés, el madrileño fue la estrella de la presentación del equipo en Lisboa, donde sometieron sus vehículos a las verificaciones técnicas previas al inicio de la prueba el próximo sábado. “Agradezco mucho el apoyo de la gente y por eso quiero conseguir un buen resultado. Soy consciente de que es una aventura difícil, en el Sáhara puede pasar cualquier cosa. Pero que la gente piense que puedo hacerlo bien es un apoyo importante y espero no defraudar”, indicó el piloto, que no siente una presión suplementaria por ser el centro de todas las miradas. A la hora de señalar su rival a batir, Sainz apunta, a Mitsubishi, “el favorito, el ganador”, que se presenta con un nuevo Montero y al que espera complicar las cosas con su Touareg mejorado. Personalmente no se marca otra meta que no sea mejorar y sin perder de vista el primer puesto del podium del Lago Rosa. “Tengo un año más de experiencia, aunque sigo siendo el que menos tiene. Afronto la carrera con ilusión y con ganas de mejorar mi posición del año pasado y seguir aprendiendo”, reiteró.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba