Bulling contra los coches autónomos

Bulling contra los coches autónomos

De amados a repudiados. Parece que el accidente mortal en el Tesla con piloto automático ha sacado a la luz toda una corriente de opiniones en contra de los coches autónomos. Entre ellas, la posibilidad de padecer "bulling" en las carreteras.

La London School of Economics and Political Science (LSE) y Goodyear acaban de anunciar el comienzo de un nuevo proyecto para investigar cuál sería la aceptación o aversión por parte de los conductores ante la llegada inminente de los coches con conducción autónoma. Este proyecto forma parte de la iniciativa de Goodyear sobre movilidad sostenible, segura e inteligente.

Aunque ya había voces críticas respecto a los posibles conflictos morales y legales del coche autónomo, parece que el accidente mortal del Tesla con piloto automático ha servido de excusa para una “caza de brujas” contra el coche autónomo. Iwan Carry (especialista e investigador en seguridad en carretera) alerta sobre los nuevos peligros de los asistentes a la conducción, Mercedes se ve obligada a retirar su anuncio del Clase E con conducción semi autónoma… y ahora se plantea la posibilidad de que los conductores puedan hacer “bulling” a los coches autónomos en carretera.

Según Olivier Rousseau (responsable de Goodyear para Europa, Oriente Medio y África), está clara cómo será la integración del coche autónomo en las carreterasn (porque deben seguir un marco legal), pero no cómo reaccionarán el resto de conductores ante su presencia. Todos los análisis de mercado realizados apuntan a que, en 2035, el 21% de los coches serán autónomos.

El estudio, llevado a cabo en 11 países europeos, concluye que el 88% de los encuestados consideran que en el tráfico diario hay “reglas no escritas” que permiten la convivencia entre conductores, peatones y el tráfico en general. Será de vital importancia que los coches autónomos sean capaces de “aprender a interpretar el sentido común humano” para poder adaptarse a estas “reglas no escritas“.

Hasta que el parque de automóviles sea 100% autónomo, habrá un período de convivencia en el que conductores y “ordenadores”deberán compartir carreteras. Esto genera una incertidumbre respecto a cómo será esa convivencia, ¿habrá respeto o no?.

El hecho es que el coche autónomo será un vehículo que cumplirá de manera estricta las normas de tráfico, mientras que los conductores… ya sabemos como somos. Por ejemplo, ¿cuántas veces se te ha colado otro coche cuando dejabas una distancia prudente de seguridad respecto al que llevabas delante y te has enfadado?¿Cuántas veces te has colado tú delante de un coche que dejaba dicha distancia de seguridad?.

Siempre habrá “listos y listillos” al volante y esto supone un problema durante esa transición en la que convivan coches autónomos y no autónomos. ¿Respetarán los conductores a los vehículos que saben que cumplirán las normas estrictamente o, por el contrario, tratarán de ser más listos que ellos y cruzarse delante para tomar la salida de la A6 hacia la M40 mientras el resto hacen cola en su carril?

En principio, los coches autónomos deberán indicar (seguramente con una luz azul) al resto del tráfico que no están siendo conducidos por un humano, sino en modo autónomo. ¿Cómo reaccionará un conductor al ver que el coche que va delante no está siendo supervisado por otro conductor?¿desconfiará de su capacidad y aumentará la distancia de seguridad, tratará de adelantarlo y alejarse de él cuanto antes?…

Lo que está claro es que las reacciones de la sociedad hacia el coche autónomo son pura teoría y sólo se tendrán datos reales y objetivos a medida que éste vaya siendo cada vez más frecuente en las calles y carreteras.

 

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba