¿Y si lo mejor del Bugatti Chiron no fuera su velocidad punta?

¿Y si lo mejor del Bugatti Chiron no fuera su velocidad punta?

Bugatti asegura que no contemplan como prioridad mejorar con el Chiron el récord de velocidad punta que logró el Koenigsegg Agera RS. ¿Desconfían de que puedan superar al sueco? ¿Qué planea Winkelmann entonces?

Bugatti tiene una larga y prestigiosa historia muchas veces vinculada al arte y la belleza, pero también a la competición. De hecho, la era más reciente de la marca francesa es reconocida por sus creaciones capaces de rebasar velocidades de infarto. El Bugatti Veyron obtuvo ya una aceptación tremenda por algunos afortunados millonarios alcanzando las 450 unidades vendidas en una década. Esto, en buena parte, se debió al hecho de ser un vehículo de producción que podía sobrepasar los 400 km/h de velocidad máxima prácticamente sin dificultades.

Estos son los coches más rápidos de los últimos 70 años

Con el nuevo Chiron, las prestaciones aumentaron y las expectativas también. El motor W16 de cuatro turbos y 1.500 CV prometía alcanzar una punta de 498 km/h. Para enseñar al mundo de lo que era capaz, el colombiano Juan Pablo Montoya lo catapultó hasta los 400 km/h y logró pararlo antes de que el crono marcara los 42 segundos, algo insólito hasta el momento. Sin embargo, poco después, el Koenigsegg Agera RS repitió la hazaña rebajando el tiempo hasta los 36,44 segundos. La joya sueca de Christian von Koenigsegg también arrebató el récord de velocidad más alta en un coche de producción al Bugatti Veyron Super Sport, consiguiendo llegar hasta los 447,2 km/h (casi 20 km/h más que la marca registrada por el del Grupo Volkswagen.)

Bugatti “pasa” de la rivalidad por el coche más veloz

Tras la gloriosa irrupción de este hiperdeportivo nórdico manufacturado en el panorama de los coches más veloces del mundo, os preguntaréis cuándo piensa responder el Elefante Rampante con su revancha… Pues por las últimas palabras del presidente de Bugatti, Stefan Winkelmann, parece que esa réplica va para largo. El ex CEO de Audi Sport ha manifestado a la cadena estadounidense CNBC que no es ninguna prioridad para él superar la cifra del Koenigsegg y que, incluso, no está seguro de si el Chiron podría alcanzar los casi 500 km/h que garantizan. Lo cierto es que su bloque mecánico no tendría muchos problemas en hacerlo, pero de ello dependen otros factores igual de importantes, como unos neumáticos que puedan aguantar las altas presiones generadas.

Un Bugatti para niños, subastado por 93.000 euros

Por esa ausencia de dudas sobre el motor del Bugatti, por la abrumadora campaña de marketing que le rodea, por los buenos resultados que están obteniendo en ventas y porque quizá es mejor no entrar en una guerra que no saben si ganarían frente a los Koenigsegg y Hennessey, Winkelmann no se plantea la posibilidad de ejecutar tal proyecto plusmarquista. “Hay muchas otras cosas que hacer antes de eso”, dijo. En su cabeza sólo cabe seguir apuntando nombres para la lista de futuros clientes del Chiron y resaltar otras ventajas del coche, como la exclusividad, el lujo y la vanguardia que ofrece.

No obstante, para ser sinceros, nosotros estamos deseando que entren de lleno en esa lucha que permita dar un paso más para que en un futuro próximo podamos ver un vehículo de producción rodando a 500 km/h. ¿Será un Bugatti? La tradición dice que sí, pero habrá que esperar para comprobarlo…

Fuente: Carscoops

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba