Noticia

Bosch y los sistemas de conducción autónoma

4 fotos

Ampliar

17 de julio, 2015

Gracias a la proliferación de sistemas de asistencia a la conducción y al desarrollo del coche con piloto automático, la venta de componentes electrónicos de visión artificial, control de perímetro, interconexión, etc. está en pleno auge, siendo Bosch uno de los principales beneficiados.

Poco a poco se están haciendo cada vez más frecuentes los distintos dispositivos de asistencia a la conducción. Controles de crucero adaptativos, sistemas de frenado de emergencia, etc., suponen el paso previo al coche con piloto automático. Bosch es uno de los principales proveedores de dispositivos electrónicos que permiten el desarrollo de los modernos sistemas de conducción autónoma.

La carrera ya ha comenzado y todas las marcas están preparándose para lanzar al mercado el coche 100% autónomo, una realidad que está más próxima de lo que podamos creer. Prototipos como el Audi RS 7 Piloted Driving Concept son la antesala de esta nueva era del automóvil.

Este boom en las ventas de sistemas de asistencia inteligentes ha disparado las ventas, y por lo tanto el desarrollo, de componentes electrónicos en la industria de proveedores. Tanto es así, que Bosch espera alcanzar los 10.000.000 de radares de 77GHz el año que viene. Este sensor es un elemento fundamental de los modernos controles de crucero adaptativos, así como de los sistemas de frenado de emergencia más evolucionados.

Elementos como la dirección asistida eléctrica, las cámaras estereoscópicas, sensores de ultrasonidos, posicionamiento GPS… desarrollados para dispositivos como la alerta de ángulo muerto o de cambio de carril son la base para el desarrollo del coche 100% autónomo.

Bosch está en una posición privilegiada respecto a la competencia, siendo uno de los mayores proveedores de la industria del automóvil está presente desde las pastillas de los frenos hasta las unidades de control, dominando todo el espectro de componentes del coche.

El número de técnicos que Bosch emplea en este campo demuestra el creciente éxito de la empresa. Actualmente, cerca de 2.000 ingenieros están trabajando en sistemas de asistencia al conductor. Son 700 más que hace sólo dos años. Los sistemas de asistencia al conductor son la base de la conducción automatizada y, hoy en día, están ayudando a los conductores a efectuar cambios de carril de forma segura, a permanecer en su carril y a frenar cuando se enfrentan a un obstáculo. Pero el desarrollo no se detiene aquí: un fabricante de automóviles europeo está ofreciendo ya vehículos que cuentan con sistemas de asistencia no sólo para realizar maniobras evasivas y girar cuando se circula inadvertidamente en sentido contrario, sino también el asistente Bosch para atascos. “A medida que avanzamos hacia los coches automatizados, vamos estrenando nuevos sistemas de asistencia a la conducción”, afirma Hoheisel. Los conocimientos y la experiencia que Bosch está adquiriendo a partir de estos sistemas se aplican directamente en el desarrollo de la conducción automatizada, a la que proporciona un fuerte impulso.

El avance en los sistemas de conducción autónoma está siendo extraordinario.

4 fotos

Ampliar

Para 2020, los coches deberían estar ya conduciendo de forma autónoma en las autopistas – al igual que, desde el comienzo de 2013, diversos prototipos de Bosch lo están haciendo ya en la A81 de Alemania y en la Interestatal 280 de Estados Unidos. Sin embargo, para que esto ocurra, el marco legal tendrá que seguir el ritmo de los avances tecnológicos. Actualmente, existe una limitación legal recogida en la Convención de Viena sobre Circulación Vial de 1968, en la que se especifica que los conductores deberán mantener el control de su vehículo en todo momento. En otras palabras, la conducción altamente automatizada todavía no es legal. Sin embargo, hay señales de cambios inminentes en las regulaciones que se aplican tanto en Alemania como en otros muchos países.

Una posibilidad sería permitir la conducción automatizada, siempre que el conductor sea capaz de anularla o desactivarla. El debate sobre cómo revisar los actuales reglamentos para permitir esta excepción está ya en marcha. Pero esta validación pone otro obstáculo sobre la mesa: Con los actuales métodos, un sistema de pilotaje automático tendría que completar varios millones de kilómetros de pruebas reales en tráfico abierto antes de que pueda entrar en fase de producción. Bosch está trabajando también aquí sobre nuevos enfoques.

En los EE.UU. la legislación facilita el desarrollo de los dispositivos de conducción autónoma.

4 fotos

Ampliar

Para Bosch, la conducción automatizada hace más seguro el tráfico por carretera. Cada año, se estima que 1,3 millones de personas en todo el mundo mueren en accidentes de tráfico. En el 90 % de los casos, el accidente se puede atribuir a un error humano. “En situaciones críticas de tráfico, la ayuda técnica adecuada puede salvar vidas“, dice Hoheisel. Las investigaciones sobre accidentes realizadas por Bosch concluyen que el aumento de la automatización podría reducir las tasas de accidentes de tráfico, incluso hasta en más de un tercio, sólo en Alemania. Y la conducción automatizada hace que el tráfico por carretera no sólo sea más seguro, sino también más eficiente. Los estudios realizados en Estados Unidos indican que aplicando las estrategias de conducción predictiva circulando por autopista, puede suponer un ahorro de combustible de hasta un 39 por ciento. Sin embargo, un coche que conduce de forma automatizada abre una nueva experiencia de conducción – se convierte en una “casa sobre ruedas”.

Vídeo de la conducción autónoma de Bosch

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche