Noticia

BMW restaura el único BMW 1600 GT convertible de 1967

17 fotos

Ampliar

21 de diciembre, 2018

Este coqueto descapotable es el único ejemplar de estas características que existe y BMW le ha devuelto el esplendor que tuvo en 1967, cuando se presentó este BMW-Glas 1600 GT convertible. Ésta es su historia.

Es probable que eso de Glas al lado de BMW te resulte extraño. El motivo es que, por desgracia, hay cientos de marcas de coches que no han llegado hasta nuestros días, y una de ellas es Glas, un fabricante alemán de coches de gran calidad que fue absorbido por BMW en 1966. Desde ese momento, los modelos de Glas pasaron a ser BMW, como éste que os traemos aquí con motivo de su resurrección.

Glas era un constructor alemán que logró un gran éxito de ventas fabricando microcoches para una Europa que necesitaba medios de transporte económicos tras la Segunda Guerra Mundial. Su producto estrella fue el famoso Goggomobil, un coche que hoy nos parecería un juguete, pero que cumplió con su cometido a la perfección.

Con el auge económico de Alemania, Glas se aventuró a fabricar modelos más lujosos y de aspecto deportivo. La calidad y el diseño de sus carrocerías (normalmente encargado al diseñador Frua) eran sus principales señas de identidad. Modelos como los Glas 1300 GT y 1700 GT eran muy deseados.

En 1966, Glas da un salto más y se lanza a la producción de un verdadero gran turismo, el Glas 2600 GT y el Glas 3000 GT, ambos con un potente motor V8 y unas líneas que recordaban a las del Maserati Sebring y Quattroporte de la misma época, lo que le valió el sobrenombre de «Glaserati».

Por desgracia, las ventas no fueron las esperadas y BMW vio una buena oportunidad de ampliar su gama de modelos añadiendo los Glas a su catálogo, así que en 1966 se hace con la propiedad de Glas. De este modo se deshizo de su rival y el logo de BMW sustituyó al de Glas en estos coches.

El único BMW 1600 GT convertible de 1967

Este ejemplar único ha vuelto a la vida 51 años después de su nacimiento.

17 fotos

Ampliar

Diseñado por Frua y por Glas, este ejemplar, que ha sido restaurado desde cero por BMW, incorpora los dos riñones y el logo de BMW en su coraza, además de los pilotos traseros de un modelo más conocido por todos, el de la saga 02 de BMW.

Con la intención de presentar una versión descapotable del modelo con el motor 1.600 Ti de 105 CV, los responsables de BMW encargaron a la planta de Dingolfing la labor de modificar un ejemplar para mostrarlo al público con la intención de vender este modelo en los EE.UU. y plantar cara a rivales como el Alfa Romeo Spider, el conocido Duetto que se haría famoso en la película «El Graduado».

Con la colaboración de Frua, en noviembre de 1966 se construyeron dos prototipos, uno de los cuales acabó siendo desguazado tras un accidente sufrido durante las pruebas dinámicas. Por desgracia, finalmente BMW dio carpetazo al proyecto y no se llevó a la producción en serie el BMW 1600 GT convertible, de modo que sólo se produjo este ejemplar, que en realidad es un prototipo.

Aunque se decidió que no se fabricaría en serie, este coqueto cabrio se ganó el corazón de Herbert Quandt, el hombre que rescató a BMW de la bancarrota y logró que llegase hasta nuestros días. Como máximo responsable de la compañía encargó la homologación de este prototipo y lo incorporó a su garaje para su disfrute personal.

Después de ser vendido a varios particulares, el único BMW 1600 GT convertible fue recuperado por el Centro de Ingenieria de Allianz de Múnich, quien encargó a BMW la restauración integral del modelo, una labor de la que se han ocupado en la misma factoría de Dingolfing los aprendices de la escuela de BMW, bajo la supervisión de los especialistas del departamento de históricos de la marca alemana.

El resultado es el que puedes ver en las imágenes, un coche de reestreno con 51 años.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche