BMW incorporará filtro de partículas en todos sus motores de gasolina

BMW incorporará filtro de partículas en todos sus motores de gasolina

Con el cambio de año modelo (que BMW realiza en el mes de julio cada año), la marca alemana confirma que incorporará en todas sus mecánicas de gasolina, lo cual incluye a los híbridos también, el sistema de filtro anti partículas en la línea de escape para reducir sus emisiones contaminantes.

Para la mayoría de los fabricantes, el año nuevo empieza el 1 de julio. Es la fecha elegida por casi todos para llevar a la producción en serie las mejoras introducidas en cada nuevo año modelo. Entre las principales novedades que presenta BMW este mes de julio para sus MY 2019 está la incorporación del sistema de filtro antipartículas de los gases de escape en todos sus motores de gasolina, también en los híbridos.

Esta medida permite que todos los modelos de BMW cumplan con las normativas sobre emisiones Euro 6d-Temp y se suma a la tecnología BluePerformance de las mecánicas diésel incorporada en marzo, que consta de un catalizador SCR con AdBlue.

Además de la incorporación de este filtro en sus modelos de gasolina e híbridos, BMW anuncia el lanzamiento de otros 39 modelos de las gamas X3, X4, Serie 1, Serie 4 y Serie 5 que también superarán dicha normativa sobre emisiones.

El problema de las “partículas blancas” de los motores de gasolina

Hasta ahora, sólo los motores diésel equipaban sistemas para atrapar las partículas sólidas (hollín compuesto principalmente por benzopirenos muy cancerígenos) producto de la combustión del gasóleo. El motivo es que los motores de gasolina apenas producían partículas, y lo digo en pasado porque con las nuevas inyecciones directas, altas compresiones y elevadas presiones de inyección, los motores modernos de gasolina también generan partículas sólidas muy peligrosas.

Lo que pasa es que, a diferencia de las producidas por el gasóleo -que son negras y muy visibles, por eso echan a veces esas bocanadas de humo negro- las partículas producidas por la gasolina son más “limpias a la vista”, por eso se las conoce popularmente como “partículas blancas“.

La incorporación de este filtro de partículas en los motores de gasolina es una necesidad. En principio, no debería suponer tantos problemas como en el caso de los motores diésel, donde el filtro antipartículas se ha convertido en una de las principales causas de visita al taller. Es más difícil que se colmaten los filtros de partículas de los motores de gasolina y, al menos en teoría, su tratamiento es más sencillo. No obstante, no cabe duda que al añadir un nuevo dispositivo en un coche siempre es susceptible de fallo. Lo que no está no se puede averiar.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba