Noticia

Bentley fabricará 12 ejemplares más del mítico «Blower»

9 fotos

Ampliar

09 de septiembre, 2019

12 afortunados podrán estrenar unos automóviles únicos gracias a que Bentley va a refabricar una docena de ejemplares completamente nuevos de los míticos Bentley 4,5 litre, conocidos como "Blowers" (soplados) por su sobrealimentación mediante un compresor mecánico.

Hace poco rendíamos homenaje a Bentley por su centenario con un reportaje sobre los mejores Bentley de la historia. Entre ellos estaba el mítico Bentley 4.5 litros, más conocido como «Blower Bentley» por su motor sobrealimentado por un compresor mecánico montado en la punta del cigüeñal.

Hoy la noticia es que la marca británica fabricará 12 ejemplares más de este formidable automóvil que nació en 1929 y que arrasó en su época en una docena de las carreras más importantes del mundo, de ahí el número de unidades que se fabricarán de nuevo.

Cada uno de los nuevos Bentley Blowers será idéntico a los modelos originales presentados hace 90 años, de los que sólo se llegaron a fabricar 4 ejemplares por Tim Birkin para participar en competición.

De todos ellos el más famoso fue la unidad matriculada como UU 5872 inscrita en las 24 Horas de Le Mans en 1930.

Bentley desguazará esta joya para reproducirla

Bentley despiezará por completo este ejemplar para crear las réplicas perfectas.

9 fotos

Ampliar

Para llevar a cabo la fabricación de estos 12 ejemplares, Bentley ha comenzado a desmontar por completo, tornillo a tornillo y remache a remache el Bentley 4,5 litros con el número de chasis HB 3403. Cada pieza será escaneada con la máxima resolución en 3D para crear un modelo informático perfecto de cada componente y poder replicarlo.

Por fortuna, los británicos siempre han sido muy entusiastas de los clásicos y Bentley todavía conserva casi todos los moldes y útiles empleados hace casi un siglo para fabricar los originales. De este modo queda garantizada la máxima fidelidad respecto al Bentley Blower de 1929.

Sólo se añadirán aquellos elementos que sean imprescindibles para garantizar una mayor seguridad para sus pasajeros, según Bentley, aunque no aclaran exactamente a qué elementos se refiere. Lo más seguro es que se trate de cinturones de seguridad y un alumbrado mejorado.

Una vez terminado el trabajo de escaneado del modelo original, Bentley volverá a montar el puzzle tras revisar y reparar todos los posibles defectos que hayan surgido tras 90 años de vida en los que este formidable automóvil se ha mantenido en activo participando en numerosos eventos anualmente.

Bentley Blower: un mastodonte volador

Bugatti definió a los Bentley como los camiones más rápidos del mundo.

9 fotos

Ampliar

Cada uno de los 12 ejemplares de Bentley Blower «renacidos» equipará una réplica exacta del formidable motor que alzó a Bentley a lo más alto en las carreras de la época.

Se trata de un motor de 4 cilindros de bloque ciego (culatas no desmontables) con 4 válvulas por cilindro y fabricado en fundición de hierro con el cárter de aluminio aleteado para la refrigeración de sus galones de aceite. Los 240 CV de potencia se conseguían gracias al efecto de un compresor mecánico colocado en el extremo delantero del cigüeñal y que soplaba el aire presurizado sobre los carburadores de alimentación. Esto prácticamente duplicaba la potencia del motor sin sobrealimentación, que era de 130 CV.

Puede que nos parezcan pocos 240 CV, pero este formidable y pesado motor los alcanzaba a un régimen muy bajo y proporcionaba un par motor muy elevado, lo que permitía unas buenas aceleraciones y no tener que recurrir demasiado a la caja de cambios de 3 marchas sin sincronizar.

Unos enormes tambores de freno con mando por varillas y una pesada dirección de tornillo sin fin completaban el chasis de los Bentley 4,5 litros, a los que se atornillaba una carrocería de 4 puertas forrada de lona, muy típica de la época.

Le Mans 1930: la gesta de Bentley para ganar al Mercedes SSK

En 1930, este Bentley fue imprescindible para batir a Mercedes.

9 fotos

Ampliar

Porsche copió el esquema de motor sobrealimentado por compresor para el Mercedes SSK desarrollado por él e inscrito en las 24 Horas de Le Mans de 1930. Más ligero y manejable que los Bentley, el modelo de la estrella partía como favorito en la prueba gracias a las formidables prestaciones de su motor de 7 litros con compresor y a la habilidad de uno de los mejores pilotos de la historia: Rudolf Caracciola.

Bentley había inscrito a sus nuevos Speed Six en la prueba, pero añadieron también a los «Blowers» de la temporada anterior y sus pilotos llevaron a cabo una estrategia calcada a la empleada por Mercedes en 1914 para humillar a sus rivales en el Gran Premio de Francia de 1914, apenas unas semanas antes de estallar la Primera Guerra Mundial.

Los británicos les dieron a los alemanes a probar su propia medicina y todavía no se explica muy bien cómo pudieron caer en la trampa los de Mercedes y, sobre todo, Caracciola.

En los boxes de Bentley se dieron las órdenes oportunas para calmar a los pilotos de los Speed Six y que mantuviesen los nervios templados durante las primeras horas de carrera.

Birkin pilotaba su UU 5872 como si no se tratase de una carrera de larga duración, marcando un ritmo frenético en las primeras vueltas. El Mercedes SSK fue sometido a un durísimo esfuerzo por su piloto para mantener el ritmo. Habían caído en la trampa.

Los excesos pasaron factura en la mecánica del favorito, que veía como su coche perdía rendimiento extenuado tras el pique con el Bentley de Birkin que había actuado de liebre. Con el Mercedes SSK herido de muerte, los Bentley Speed Six cruzaron la meta en las primeras posiciones sin demasiado esfuerzo.

 

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche