Noticia

Baleares prohíbe los coches diésel

Ampliar

13 de febrero, 2019

El parlamento balear ha aprobado la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que contempla, entre otras medidas, la prohibición de entrar a las islas a coches diésel a partir de 2025.

A mediados de enero, Anfac comunicó su decisión de denunciar ante la Comisión Europea el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética impulsado por Gobierno de las Islas Baleares. Según la asociación de fabricantes, las medidas incluidas en el proyecto de ley son “arbitrarias, inidóneas y desproporcionadas”, además de suponer “un claro incumplimiento del derecho de la Unión Europea”. Pues bien, el parlamento balear no se ha dado por aludido y, hoy, ha aprobado la nueva de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que, entre sus medidas más polémicas, prohíbe el acceso de coches diésel a las islas a partir de 2025.

Durante el debate en el Parlamento no se ha aprobado ninguna de las enmiendas mantenidas por PP, PI, Podemos, MÉS per Menorca y el Grupo Mixto. El texto legal completo ha salido adelante gracias al voto favorable de los partidos de izquierda, mientras que PP, Cs y PI han votado en contra de algunos artículos que han sido igualmente aprobados.

En su defensa de la norma, el consejero de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, ha avisado de la alta dependencia energética de Baleares y ha mantenido que los objetivos que fija la Ley son «asumibles y ambiciosos».

¿Qué coches quedarán prohibidos en las Islas Baleares?

La Ley se propone disponer de 1.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos en 2025 y tener el parque móvil totalmente descarbonizado para 2050.

Para ello, además del veto al acceso de coches diésel en 2025, entrará en vigor la misma prohibición para el resto de vehículos contaminantes desde 2035 -coches, motos, furgones y furgonetas-, incluidos los híbridos y los híbridos enchufables. Los ya existentes en Baleares antes de esa fecha podrán seguir circulando. También introduce cambios para las empresas de alquiler de vehículos, un sector que deberá funcionar con una flota completamente eléctrica para 2035.

La Ley de Cambio Climático, entre otras medidas, también prevé el cierre progresivo de las centrales contaminantes, empezando con Es Murterar (Mallorca) a partir de 2020, pero que también afecta a las centrales de Mahón, Ibiza y Formentera; obligará a los grandes aparcamientos en superficie a instalar marquesinas con placas fotovoltaicas; y crea el Instituto Balear de la Energía, que podrá crear o participar en mercantiles para comercializar energía eléctrica en régimen de libre competencia.

Más de 300.000 personas se verán afectadas por la prohibición

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha advertido de que más de 300.000 personas que se desplazan al año a Baleares con su coche se verán afectadas por la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

«La aprobación de esta Ley genera una situación inédita en Europa. Es la primera norma con rango de Ley que establece prohiciones a una tecnología ‘per se’. «Es discriminatorio», denuncian desde la asociación en declaraciones a Europa Press.

Anfac ha querido reiterar que los fabricantes de vehículos están comprometidos con la descarbonización del parque automovilístico, pero no con normas que provocan «perjuicios» al mercado y que «atentan» con la normativa de la Unión Europea (UE) y contra el marco de homologación de vehículos a motor.

«Se está generando un efecto perverso de paralizar el mercado de vehículos nuevos, que son los que menos contaminan, y crecen las ventas de vehículos diésel de más de 20 años (un 14% en Baleares)», sentencia la asociación.

Faconauto califica de despropósito la prohibición del diésel en Baleares

El presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Gerardo Pérez, ha asegurado que es un «auténtico despropósito». Además, ha señalado que es “muy probable” que prohibir la matriculación de vehículos diésel y de gasolina no sea legal.

También ha indicado que esta ley va contra la industria española y ha destacado la importancia que tienen las redes de concesionarios de automoción en Baleares. «Prohibir la movilidad de los ciudadanos en una industria tan importante en España y en una red de concesionarios tan relevante como la de Baleares, sin que vaya acompañada de desarrollo tecnológico, es una temeridad», ha añadido.

Así, ha solicitado que haya un plan nacional que racionalice este debate de la nueva movilidad y afirmó que todo lo que crea «ruido e incertidumbre» hace que las ventas de automóviles se paren, por lo que ha calificado de «irresponsabilidad grande» esta nueva regulación.

«Tenemos que sentarnos y ver dónde queremos llegar hacia la descarbonización, que es un objetivo común de todos, pero los pasos que se están dando no tienen ningún sentido con el desarrollo tecnológico del coche eléctrico hoy y con la movilidad que demandan los clientes», ha añadido.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Txuchin

    La lucha contra el cambio climático consiste en producir más CO2 ¡Genial!

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche