Noticia

Bajar la siniestralidad

Ampliar

17 de octubre, 2007

Los objetivos son prestar especial atención a la formación vial de los motoristas, reforzar los contenidos del permiso de conducir, regular el acceso a los modelos más potentes y mejorar las infraestruturas.

Los objetivos son prestar especial atención a la formación vial de los motoristas, reforzar los contenidos del permiso de conducir, regular el acceso a los modelos más potentes y mejorar las infraestruturas.




El alarmante repunte de la siniestralidad de la moto ha acelerado el desarrollo del Plan Estratégico para mejorar la seguridad vial de ese colectivo. Con la participación de todos los sectores implicados, en noviembre verán la luz las 70 medidas con las que se pretende invertir la tendencia y salvar vidas.


EL Gobierno se ha tomado muy en serio acabar con la siniestralidad de las motos, un problema cuya solución se acelera ante la preocupación que despierta el incremento de la siniestralidad de vehículos de dos ruedas (de enero a septiembre han perdido la vida 95 motoristas más que en el mismo periodo de 2006) y las constantes reivindicaciones de los motoristas.


Por eso, se adelanta a noviembre la puesta en marcha del Plan estratégico para la Seguridad Vial de Motocicletas y Ciclomotores, que elabora la Dirección General de Tráfico, que busca el consenso de fabricantes, seguros, usuarios… Así lo comunicó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la reunión que mantuvo con los representantes de las principales asociaciones de motoristas y del Real Automóvil Club de España (Race) y Cataluña (Racc) para oir lo que esos colectivos pueden aportar en la reducción de esa siniestralidad, puesto que es un problema multidisciplinar, que requiere la colaboración de todos los implicados.


Compartiendo la filosofía de que fomentar la convivencia entre coches y motos en las carreteras es un paso fundamental para lograr el objetivo de reducir los accidentes con vehículos de dos ruedas se fomentará esa convivencia. También se prestará especial atención a la formación vial de los motoristas, se reforzarán los contenidos del permiso de conducir, en concreto para la Clase B, que es la que permite conducir motos de menos de 125 centímetros cúbicos con tres años de experiencia en coche, se regulará el acceso a los modelos más potentes y se mejorarán las infraestruturas.


 Así, como apunta Juan Manuel Reyes, el presidente de Mutua Motera, el incremento de las matriculaciones de motocicletas, el déficit de formación y el mal estado de algunas carreteras son factores clave en ese alarmante repunte de la siniestralidad, que requiere medidas urgentes para ponerle fin. Respecto a la vieja reivindicación de los motoristas, la desaparición de los guardarraíles «asesinos», Rubalcaba recordó el compromiso que existe de cambiar 1.500 kilómetros de estos peligrosos elementos en 2008, aventurando que, como muy tarde, en 2009 se habrán sustituido todos por otros nuevos más seguros.


Pese a esa declaración de intenciones, el presidente de Mutua Motera no dejo pasar la oportunidad para pedir un sistema de protección homologado para moto en toda la red, porque una vez que se produce el accidente, la muerte o lesiones de motorista y acompañante dependen del tipo de guardarraíl que se interpone en el camino.


LOS FABRICANTES, CON EL NUEVO CARNÉ
También fabricantes e importadores están preocupados por una siniestralidad al alza, que no tiene justificación, pese al espectacular incremento que ha sufrido el parque de motocicletas español en los últimos tres años. Se muestran de acuerdo con el acceso progresivo a vehículos cada vez más potentes, como propone la Unión Europea; es decir, limitar la potencia por edades para ir familiarizandose con el vehículo antes de llegar a las motos más grandes.


Sin embargo, Jorge Lasheras, como presidente de esa asociación, se declara contrario a subir de 14 a 16 años la edad mínima para conducir un ciclomotor. Eliminar dos años de experiencia iría, asegura, en contra de la progresividad que se busca y, además, no redundaría en una bajada de accidentes, porque la franja de 14 a 16 años, puntualiza Lasheras, «es la que menos siniestralidad presenta». La propuesta de Anesdor para bajar las victimas en ciclomotor pasa por prohibir el pasajero.


El presidente de Anesdor llama a la reflexión sobre la importancia de conocer lo que pasa para saber lo que se debe hacer. Un análisis del parque circulante, de cómo, cuándo y dónde se producen los accidentes y de los vehículos y conductores implicados permitiría implementar medidas efectivas para esa drástica reducción de siniestralidad en dos ruedas que la sociedad demanda. En ese sentido trabaja la Dirección General de Tráfico, que se ha empeñado en elaborar una política de seguridad vial para motocicletas que sirva al resto de los países de la Unión Europa, a petición del Parlamento Europeo, puesto que España uno de los estados con más cultura motera.


ASÍ SON LOS ACCIDENTES
El 65 por ciento se produce en fin de semana, se concentran en domingo por la mañana y sábado por la tarde y coinciden con los meses de buen tiempo.


La edad media de los conductores fallecidos es 34 años y el 71 por ciento de los conductores de motocicleta implicados en accidentes mortales tenía entre 26 y 45 años.


El 81 por ciento se producen en carreteras secundarias o convencionales y el 41 por ciento de los mortales son salidas de vía.


El 65 por ciento de las motos implicadas en accidentes mortales tienen 3 años de antigüedad o menos.


El 88 por ciento es de más de 500 c.c., el 7 por ciento hasta 125 c.c. y el 6 por ciento entre 125 y 500 cc; destaca el 36 por ciento con más de 750 c.c. Las matriculaciones se duplicaron entre 2004 y 2005.


En 2006 hubo un 30 por ciento más, mientras en lo que va de 2007 el incremento es del 7 por ciento.


El parque de motocicletas subió un 12 por ciento en 2005 y un 13 por ciento en 2006. Los incrementos más significativos en 2006 fueron el 26 por ciento entre 76-125 c.c. y el 16 por ciento en >500 c.c.


La antigüedad del permiso del 88 por ciento de los conductores implicados en accidentes con víctimas de 2006 superaba los 2 años.


Se aprecia una mayor concentración en las provincias costeras, donde hay mayor número de licencias y permisos de motos. Las provincias que más acumulan el aumento de los 95 motoristas fallecidos son: Barcelona (18), Murcia (14), Cádiz (8) y Las Palmas y Cantabria (6).

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche