Auto Retro Barcelona

Aunque la exposición de automóviles y motocicletas seguirá siendo como es lógico el punto fundamental del certamen, en esta 24ª edición destaca la exposición –por primera vez– de dos aviones de gran interés histórico.

Aunque la exposición de automóviles y motocicletas seguirá siendo como es lógico el punto fundamental del certamen, en esta 24ª edición destaca la exposición –por primera vez– de dos aviones de gran interés histórico.

La 24ª edición de Auto Retro Barcelona, que se celebrará entre los días 5 y 9 de diciembre en el Palacio nº 2 y en la zona adyacente a la Plaza del Universo del recinto ferial de Montjuïc de Fira de Barcelona, se encuentra a punto. A seis semanas de su inauguración, está prácticamente cerrada la lista de expositores en la que se encuentra una variada representación de todos los sectores en torno al vehículo de colección, desde restauradores hasta compra-ventas, y de los pequeños negocios de recambios hasta los proveedores de los más variados artículos.


Aunque la exposición de automóviles y motocicletas seguirá siendo como es lógico el punto fundamental del certamen, en esta 24ª edición destaca la exposición –por primera vez– de dos aviones de gran interés histórico. Se trata del Monocoque Hedilla II (1916) y del Mignet Poudu- ciel “La pulga del cielo” (1934), maravillas de la aeronáutica que estarán expuestas en un espacio en el que también se podrá ver un motor Pratt & Wittney de 1946 y un conjunto de fotografías, maquetas y carteles que trasladarán al visitante a la época en que volar empezaba a ser una realidad palpable. En la exposición seguirá mostrándose Retro Náutica, un espacio de 324 m2 en el que se expondrán algunas maravillas del sector, entre ellas una embarcación Molinari en su estado original.


No es casual que en el cartel de esta 24ª edición –obra un año más de la artista barcelonesa Anna Planas– aparezcan dos magníficos ejemplares de Pegaso. Auto Retro Barcelona rendirá homenaje este año a la mítica marca española con la exposición de 625 m2 “50 años después de Pegaso”, en la que se mostrarán un mínimo de 6 piezas, contándose con Enrique Coma-Cros y Joan Ramon Ricart (hijo de Wifredo P. Ricart) como comisarios.


La superficie cubierta total de 19.150 m2, con un espacio muy uniforme y en un mismo palacio al que se sumará además la gran zona exterior de 11.700 m2 de la Plaza Universo, rebosará espectáculo para la vista. Este espacio exterior será además la única vía de entrada al certamen creando de este modo una singular avenida en la que se mostrará la avanzadilla de lo que se podrá admirar posteriormente. Serán casi 31.000 m2 en los que se distribuirá la más completa exposición de automóviles y motocicletas de colección y todo su variado entorno.


A falta de que se confirmen algunas de las piezas que mostrarán algunos expositores, Fermín Sulé afirma: “no me canso de decir que nuestra prioridad sigue siendo la diversificación de la oferta y el poder acercar el vehículo clásico a la mayor cantidad de público posible”. En 2007 está previsto que la lista de participantes se cierre entorno a los 350 expositores provenientes de 16 países de todo el mundo, lo que sigue convirtiendo a Auto Retro Barcelona en la muestra líder en España por calidad y cantidad.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba