Audi fusiona humanos y robots en sus plantas de producción

Audi fusiona humanos y robots en sus plantas de producción

Audi incorpora Robots cooperativos en sus líneas de producción. De este modo es posible aplicar de forma precisa y rápida el adhesivo de algunas partes de sus vehículos, en concreto el techo de los exclusivos Audi RS 5 Coupé.

La factoría de Audi en Ingolstadt hace uso de robots que colaboran, sin necesidad de separación física, con los operarios. Esta colaboración entre humanos y máquinas se convierte en realidad dando lugar a la factoría inteligente. La Aplicación de Adhesivos con Asistencia de Robots, KLARA por sus siglas en alemán, se utiliza en la instalación del techo del nuevo Audi RS 5 Coupé, realizado en CFRP (polímero reforzado con fibra de carbono). Esta es la primera aplicación de un robot en la línea de montaje final. Robots semejantes se están integrando en las líneas de producción de carrocerías de Bruselas e Ingolstadt, también en la línea de montaje de motores en Györ.

El primer paso es la colocación por parte de un empleado del techo de polímero reforzado con fibra de carbono en una mesa giratoria y lo inclina. La aplicación del adhesivo se activa manteniendo pulsado un botón. Un anillo luminoso advierte al operario cuándo KLARA ha finalizado con la aplicación del cordón de adhesivo, con un longitud superior a los cinco metros. En este momento el robot indica que el techo está listo para su instalación. El trabajador podrá manipular el techo, con un dispositivo específicamente diseñado para montarlo en la carrocería. Este techo de material compuesto forma parte de la gran batería de equipamientos opcionales del Audi RS5 Coupé, y su tamaño es mayor que el de sistemas de techo semejantes, es por esta razón que una persona no podría aplicar el adhesivo con la misma precisión que KLARA.

La gran diferencia de KLARA respecto a otros robots es que no requiere de elementos separadores de protección, unificando la zona de trabajo para el operario y la máquina. Esto logra ahorrar espacio en la línea de montaje y permite una mayor integración de los robots en la línea de montaje. En cooperaciones como esta entre humanos y máquinas, la seguridad de los operarios es la máxima prioridad para la marca. El trabajador se encuentra en su zona de control, inicia la aplicación del adhesivo y puede detener el proceso en cualquier momento. Los diferentes sensores en el brazo robótico reconocen su este entra en contacto con algún humano., y detienen automáticamente su movimiento. KLARA también puede indicar la presencia de un peligro mediante la iluminación de un anillo rojo.

Todos los componentes del equipo se ensamblaron con anterioridad, lo que permitió instalar KLARA y poner el robot en funcionamiento en menos tiempo, al tiempo que no se interfería en el resto de la línea de montaje. Una solución alternativa para la aplicación del adhesivo a los nuevos techos hubiese sido considerablemente más caro.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba